Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El terrorismo islamista

España descarta implantar escáneres corporales en los aeropuertos sin un acuerdo en la UE

Fomento asegura que la aplicación de nuevas medidas de seguridad debe ser compatible con la intimidad de los viajeros.- Bruselas quiere analizar su impacto en la salud y la privacidad de los pasajeros

El ministro de Fomento, José Blanco, ha descartado que el Gobierno español adopte "medidas adicionales" en materia de seguridad aérea, como la implantación de los polémicos escáneres corporales, hasta que no haya un acuerdo sobre esta cuestión en el seno de la Unión Europea (UE), más allá de las ya aplicadas a instancias de Estados Unidos para "extremar la vigilancia" de pasajeros que viajen a dicho país. Ayer, Reino Unido confirmó que usará los escáneres corporales, al igual que ya hizo Holanda.

En declaraciones a Europa Press, Blanco ha señalado que el Ejecutivo español, al igual que el Consejo de Ministros de Transportes de la UE, "ha abierto una reflexión" acerca de cómo mejorar la seguridad aeroportuaria "facilitádoles la vida a los pasajeros", a través de la introducción de "nuevas tecnologías". En este sentido, ha recalcado que los ministros de Transportes de la UE no han alcanzado un acuerdo porque en la puesta en marcha de nuevas medidas de seguridad se debe "compatibilizar" con la libertad e intimidad de las personas". Blanco ha señalado que él mismo, como ministro del Fomento durante la presidencia española de la Unión europea, está obligado a "hacer una reflexión", pero ha añadido que España esperará a que el Consejo Europeo adopte una "resolución".

Asimismo, ha indicado que esta cuestión "no está en la agenda" de la reunión que mantendrá el próximo 13 de enero con su homólogo estadounidense, ya que se centrará en impulsar las negociaciones sobre el "cielo único" entre Europa y EE UU, para flexibilizar las condiciones de uso del espacio aéreo, un acuerdo que Blanco quiere cerrar antes de que finalice la Presidencia española de la Unión Europea. No obstante, ha dicho que si "surge" el debate sobre el uso de nuevas tecnologías para mejorar la seguridad de los controles de los aeropuertos, se abordará durante dicha reunión. "No hay duda de que será una buena ocasión para hacer un reflexión con mi colega norteamericano", ha agregado.

La postura de la UE

En materia de seguridad, tras el atentado frustrado en el avión con destino a Detroit el día de Navidad, Blanco ha recordado que, a petición de este país, se ha reforzado en los aeropuertos "el control de los viajeros" que viajan a EE UU y que, en general, se siguen aplicando las normas de seguridad europeas, que son "buenas medidas de seguridad". No obstante, ha admitido que "siempre hay que extremar la precaución" y, por ello, ha afirmado que en los aeropuertos se ha tomado "alguna medida" en ese sentido, pero no quiso precisarla para "no dar pistas al enemigo".

Por su parte, una portavoz del Ejecutivo comunitario, Barbara Helfferich, ha señalado hoy que la Comisión Europea quiere analizar el impacto que pueden tener los escáneres corporales en la salud y la privacidad de los pasajeros aéreos. La portavoz ha recordado que en la actualidad no hay ninguna norma que impida a los Estados miembros introducir el uso de este tipo de escáneres y que, de hecho, ya se han probado en diferentes aeropuertos. "No hay un marco europeo sobre su uso, por lo tanto los Estados miembros los pueden usar mientras ninguna legislación nacional o europea lo impida", ha subrayado Helfferich.

El Ejecutivo comunitario se vio obligado a abandonar en noviembre de 2008 la idea de introducirlos en el catálogo de medidas de seguridad que pueden usarse en los aeropuertos debido a las reticencias mostradas por la Eurocámara y por algunos Estados miembros como Alemania. El Parlamento Europeo expresó sus reservas sobre la utilización de esta herramienta al considerar que esta medida podría tener un impacto grave en los derechos fundamentales de los ciudadanos y pidió entonces a la Comisión que recabara más información sobre las repercusiones en la salud y en la dignidad humana antes de decidir si aprobaba o no el uso de estas máquinas.