Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dudas sobre el destino de los líderes reformistas de Irán

Los opositores denuncian el destierro de los dirigentes Mir-Hosein Musaví y Mehdi Karrubí hacia el norte del país

Ante el temor de que su detención genere mayores revueltas, las autoridades iraníes han optado esta noche por el destierro de los dirigentes opositores Mir-Hosein Musaví y Mehdi Karrubí. Así lo denunció la web reformista Rahesabz citando como fuente el boletín confidencial de la agencia oficial de noticias, Irna. Sin embargo, Hosein Karrubí, hijo del líder reformista, lo ha desmentido.

En el servicio convencional, Irna afirma que "dos de los principales responsables de inflamar la tensión tras las elecciones [del pasado junio] han huido de Teherán y se han dirigido al norte del país porque tienen miedo de la gente que ha pedido su castigo". La noticia, que no menciona sus nombres, da a entender que se habrían ido por su propia voluntad.

Sin embargo, el confidencial, que se distribuye de forma restringida y al que tuvo acceso Rahesabz, asegura que "miembros de la Guardia Revolucionaria y del Ministerio de los Servicios Secretos han trasladado a Musaví y Karrubí a la localidad de Kelar-Abad, para protegerlos de la cólera de la población". Según la misma fuente ambos "se encuentran bajo el control de los servicios secretos y la Guardia Revolucionaria". Kelar-Abad es una pequeña localidad de la costa del Mar Caspio.

De confirmarse, la medida parece el último recurso de las autoridades para tratar de frenar las protestas de la oposición. Durante las últimas semanas, han crecido los llamamientos de los ultras para que se detenga a ambos dirigentes, a pesar de que la impresión generalizada es que el movimiento opositor tiene vida propia y ha dejado atrás a esos políticos apenas reformistas.

Al tiempo, las autoridades temen la reacción popular. "Su detención no está en el orden del día. No queremos darles más importancia deteniéndoles", ha declarado el vicejefe de la policía iraní, Ahmed Reza Radan.

Por otra parte, la agencia Associated Press revela hoy que Irán está tratando de cerrar un trato con Kazajstán para importar 1.350 toneladas de mineral de uranio purificado, según un país miembro del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OEIA). La noticia ha sido desmentida de inmediato tanto por portavoces kazajos como iraníes.