Colombia pide a Chávez que "deje de sembrar odio"

EE UU califica de "irresponsable" al presidente venezolano

La tensión que se ha apoderado de las relaciones entre Colombia y Venezuela por el acuerdo militar entre Bogotá y Washington para que EE UU use sus bases se ha trasladado esta madrugada (hora española) a los pasillos de la Organización de Estados Americanos (OEA). Allí, Colombia ha vuelto a denunciar el "proyecto intervencionista" del presidente venezolano, Hugo Chávez. El mandatario venezolano, por su parte, ha valorado como "positiva" la cumbre extraordinaria de presidentes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que se celebrará el viernes en Argentina, tras arremeter el lunes contra el acuerdo de las bases y anunciar la inminente ruptura de relaciones diplomáticas con el Gobierno de Álvaro Uribe.

Más información
Chávez da por definitiva la ruptura con Colombia

Durante una sesión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), celebrada en Washington, el embajador de Colombia ante el organismo regional, Luis Alfonso Hoyos ha presentado, como estaba previsto, la "más enérgica protesta" por lo que ha calificado como el "proyecto intervencionista" de Chávez en los asuntos internos de su país.

Hoyos ha instado a Chávez a que utilice sus "capacidades y talentos" de forma constructiva en el continente, "sin sembrar más odio, respetando las diferencias y no interviniendo en los asuntos internos de Colombia".

Durante su turno de intervención, el embajador de Venezuela ante la OEA, Roy Chaderton, ha arremetido contra la "oligarquía colombiana" y contra "países que por infortunio parecen adictos a la guerra".

La causa inmediata de la denuncia de Colombia fueron las declaraciones que hizo el domingo pasado Chávez en su programa Aló, presidente, en las que acusó a la "burguesía colombiana" de tener miedo a que "la voz de Chávez sea oída por el pueblo de Colombia".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

En el mismo programa, Chávez criticó el acuerdo militar entre EEUU y Colombia, pendiente de una firma y que autoriza a Estados Unidos el uso de siete bases militares en territorio colombiano, en el combate al narcotráfico y el terrorismo. Para Chávez, la intención real de Estados Unidos es incrementar su presencia militar y controlar los recursos naturales de la región.

Una reunión "difícil"

El presidente venezolano ha indicado que ve "difícil y complicada" la reunión de la Unasur el próximo viernes en Argentina, la cual, ha resaltado, estará centrada "sólo" en el nuevo acuerdo militar de Colombia y Estados Unidos.

"Esta reunión va a ser difícil, complicada (...) hay posiciones encontradas", declaró Chávez, quien reiteró que no tiene "ninguna expectativa" sobre una eventual decisión de Colombia de "echar atrás" el acuerdo con EE UU. A juicio del mandatario venezolano, esa posibilidad es nula porque el polémico acuerdo militar "ya se convirtió en una imposición imperial en Colombia".

El mandatario ha calificado de "positiva" la iniciativa de Unasur de reunirse para tratar "la instalación de las bases militares norteamericanas en Colombia", así como la asistencia a la cita del presidente colombiano Uribe.

"Sí es muy positivo que la Unasur nos reunamos y ese es el único tema (el acuerdo militar). Eso no ocurría antes. Hace años hubo intervención militar en Venezuela (...) y nadie dijo nada, un silencio total", declaró Chávez.

El Gobierno de Chávez tiene previsto presentar en la cumbre de Unasur un informe estadounidense para desmontar "las mentiras" de Colombia sobre el acuerdo militar.

EE UU carga también contra Chávez

Desde Montevideo, la capital de Uruguay, el enviado estadounidense para Asuntos del Hemisferio Occidental, Christopher J. McMullen, ha acusado de irresponsable al presidente venezolano por hablar de "vientos de guerra" en la región y apuntó que su gobierno tampoco quiere bases militares "de ningún país" en América Latina.

El enviado estadounidense ha explicado que su país sólo desea usar las bases "para colaborar con ese país en la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico". "Es un acuerdo marco de seguridad con Colombia, que trata de la lucha contra las FARC y otros grupos armados, y también la lucha contra el narcotráfico", ha resumido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS