Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chávez ayudará a Uribe para capturar a los rebeldes de las FARC refugiados en Venezuela

Las relaciones entre ambos países siguen mejorando tras la crisis desatada en 2007 por la mediación de Caracas para lograr la liberación de los rehenes

Bogotá / Ciudad del Vaticano

Venezuela ha anunciado que cooperará con Bogotá en la detención de un grupo de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) refugiados en este país tras abatir el miércoles a ocho soldados en diferentes enfrentamientos producidos en una zona montañosa del noroeste de Colombia, según ha informado el ministro de Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, que aseguró que su Gobierno hace un gran esfuerzo para "que las fronteras venezolanas sean cada vez más un territorio seguro y estable". Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros.

El ministro hizo estas declaraciones en respuesta a la solicitud del Gobierno del presidente colombiano, Alvaro Uribe, al mandatario venezolano, Hugo Chávez, a quien pidió ayuda para detener a los rebeldes. Las relaciones diplomáticas entre ambos países iberoamericanos siguen así en un buen nivel, tras la crisis que enfrentó a las dos naciones entre finales de 2007 y marzo de 2008 por la decisión de Uribe de suspender la mediación de Chávez ante las FARC para conseguir la liberación de un grupo de rehenes.

Los combates se registraron el miércoles en uno de los cerros de la serranía del Perijá, apenas a un kilómetro de la frontera noreste de Colombia con Venezuela, adonde huyeron, según testigos de la zona. Ocho soldados murieron en los enfrentamientos, mientras que uno más resultó herido, según informó la Brigada Blindada del Ejército, a la que pertenecía esta patrulla, que realizaba en la zona tareas de desactivación de minas antipersonas. Los rebeldes implicados pertenecen al frente 59 de las FARC según la interceptación de mensajes de la guerrilla.

El presidente de Colombia comentó desde Italia, donde se encontraba de visita cuando se produjeron los combates: "No pueden seguir con esa práctica cobarde de asesinar colombianos y en seguida abusar del territorio de los países hermanos, esperamos que con la colaboración del presidente Chávez esos bandidos puedan ser llevados a la cárcel".

Mediación de Pablo Emilio Moncayo

Por otra parte, tras entrevistarse con el papa Benedicto XVI en el Vaticano, Uribe hizo unas declaraciones en las que reiteró su rechazo para que la senadora Piedad Córdoba medie en la liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo, en manos de las FARC, e insistió en que será la Cruz Roja Internacional la única reconocida por su Gobierno.

Uribe fue tajante: "Creo que lo que he dicho del tema es suficiente. Los señores de las FARC, los terroristas de las FARC, nunca debieron secuestrar al compatriota Moncayo, que lleva once años en la tortura".

La guerrilla de las FARC anunció a mediados de abril la liberación unilateral del militar, que es uno de los 22 canjeables en su poder, y pidió a la senadora opositora Piedad Córdoba preparar la logística para su entrega.

"Ahora", prosiguió Uribe, "quieren hacer un festín politiquero con la liberación del compatriota Moncayo. Las FARC no nos van a engañar, quieren montar una campaña política con la liberación gota a gota de los secuestrados y eso hay que denunciarlo".

Para el presidente de Colombia no se puede hacer "del secuestro, de la tortura, una campaña política para que el terrorismo engañe a los colombianos". Agregó que "si van a liberar al compatriota Moncayo y a los otros secuestrados, les basta con decir los dejamos en tal parte, y allá los recogerá la Cruz Roja Internacional y el Gobierno dará todas las facilidades" al organismo humanitario.