Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La suerte de los 22 rehenes de las FARC dependerá de la liberación de 500 presos

La guerrilla mata a seis militares en una emboscada con explosivos

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no parecen dispuestas a liberar más rehenes a cambio de nada. Tras la entrega, entre el 1 y el 5 de febrero, de seis rehenes, entre ellos los dos últimos políticos secuestrados que les quedaban, el ex gobernador Alan Jara y el ex legislador Sigifredo López, los rebeldes pretenden canjear a los 22 rehenes y policías que aún mantienen secuestrados a cambio de la excarcelación de 500 presos de la guerrilla. La exigencia se desprende de una comunicación del jefe máximo de las FARC, Alfonso Cano, y otra del secretariado (mando central) de la organización que le fueron entregadas a la senadora opositora Piedad Córdoba el jueves pasado, durante la última entrega de un rehén.

Entre los rebeldes que quieren que sean excarcelados se encuentran Simón Trinidad y Sonia, que fueron extraditados hace tiempo a Estados Unidos para ser juzgados. "Debemos persistir en la búsqueda de los acuerdos sin olvidar ni un momento a Simón, Sonia y a todos nuestros presos", según el jefe máximo de las FARC en la nota dirigida a Córdoba.

Sobre las últimas liberaciones, Alfonso Cano recuerda que "por encima de los obstáculos, calumnias y provocaciones oficiales, cumplimos", y aplaudió la actitud de la senadora Córdoba, integrante del movimiento Colombianos por la Paz.

La noticia se conoció prácticamente al mismo tiempo que el último atentado de las FARC, ayer, en las montañas de la localidad colombiana de Morales, en el que murieron un suboficial y cinco soldados en una emboscada con explosivos, informa Efe. Los militares formaban parte de un contingente que realizaba tareas de control en El Agrado, un paraje en la zona rural de esa localidad del departamento del Cauca, a 600 kilómetros de Bogotá, la capital colombiana.