Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Brasil y Argentina respaldan la asistencia de España a la reunión del G-20

En una reunión bilateral con Zapatero, Cristina Fernández intenta mitigar la preopupación por las empresas españolas en Argentina

Tanto Brasil como Argentina apoyan la presencia de España en la reunión del Grupo de los Veinte (G20) que se celebrará el 15 de noviembre próximo en Washington y donde se discutirá una posible reforma del sistema financiero global. Estos apoyos se suman a los de México, Chile y El Salvador, cuyos mandatarios ya expresaron este miércoles su respaldo a que España acuda a la cumbre de Washington.

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha comunicado su apoyo esta madrugada al jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante una reunión bilateral que ambos han celebrado en San Salvador, en el marco de la Cumbre Iberoamericana. Según ha explicado el embajador de Argentina en España, la iniciativa ha salido de Fernández, ya que Zapatero "no pidió nada", aunque era algo "que estaba en el ambiente.

Por parte de Brasil, su ministro de Relaciones Exteriores, Celso Amorim, ha comunicado este jueves que ha hablado con la representante de comercio de Estados Unidos, Susan Schwab, para solicitar que España y otros países en desarrollo estén presentes en la próxima cumbre del G-20. Las gestiones diplomáticas brasileñas se han llevado a cabo, a pesar de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero no pidió el apoyo explícito a su homólogo brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, durante la reunión que han mantenido en el marco de la Cumbre Iberoamericana que se celebra en San Salvador.

Según fuentes del Ejecutivo español, Zapatero mantiene su confianza de acudir a la reunión de Washington del 15 de noviembre a través de "la vía europea". Según estas fuentes, Zapatero no solicitó el apoyo de Brasil a su aspiración de participar en la cumbre de Washington, aunque de las palabras de Lula, que destacó el importante papel de España ante la crisis, y de la sintonía de ambos e infiere el respaldo del país sudamericano. El Gobierno español sostiene que la solución para su participación en la cumbre pasa por la Unión Europea, aunque no aclara la fórmula que permitiría su presencia y en qué medida el presidente francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, puede gestionar la misma.

El G-20 está actualmente presidido por Brasil y también lo forman Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía, así como la Unión Europea (UE) como bloque.

Fernández garantiza las inversiones españolas en Argentina

En el transcurso de la reunión bilateral entre los mandatarios de España y Argentina, Cristina Fernández ha garantizado a Zapatero que las empresas españolas seguirán trabajando sin problemas en su país y ambos han apostado por mantener los contactos diplomáticos para evitar cualquier malentendido. Además, la mandataria argentina ha explicado al presidente español las medidas anunciadas por su gobierno y que pueden afectar a las empresas españolas, entre ellas la nacionaización de los fondos de pensiones.

Según el embajador de Argentina en España, Carlos Bettini, presente en la reunión, Fernández ha comunicado a Zapatero las razones de las reformas, entre las que se encuentra evitar el impacto de la actual crisis financiera en los jubilados, informa el diario argentino Clarín en su edición digital. El diplomático ha destacado también que la presidenta puso el acento en que el Parlamento "va a decidir en última instancia el destino y las regulaciones pertinentes sobre el manejo de los fondos".

Respecto a si se mencionaron algunas de las empresas españolas en Argentina, el embajador ha precisado que los mandatarios han dicho que el único tema pendiente es Aerolíneas Argentinas", controlada por la española Marsans. Zapatero y Fernández coincidieron durante el encuentro en que el procedimiento del traspaso de las acciones de Marsans al Estado argentino y la estimación del valor de la compañía "está en marcha", y que se esperará que se "agote" esa instancia. La principal dificultad en la compra de Aerolíneas Argentinas reside en la disparidad de opiniones acerca del valor económico que ambos países otorgan a la compañía aérea Marsans.