Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis financiera mundial marca la Cumbre Iberoamericana de principio a fin

La cumbre Iberoamericana se cierra con la voluntad de involucrar la juventud en el desarrollo

La XVIII Cumbre Iberoamericana ha sido clausurada este viernes tras la firma de la "Declaración de San Salvador", que recoge la voluntad política de involucrar plenamente a la juventud en la dinámica de desarrollo. El presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca, ha reconocido en el acto con el que se ha puesto fin a la cumbre que aunque la juventud y el desarrollo han sido el eje central, estos temas no se alejan "de la realidad económica y la coyuntura internacional". "La estabilidad financiera es un factor esencial para apoyar las acciones" ha subrayado.

Los jefes de Estado y de Gobierno de 22 países iberoamericanos han debatido durante tres jornadas sobre el lema central de la cumbre Juventud y Desarrollo, pero las propuestas para encarar la crisis financiera y global dominaron los discursos y las numerosas reuniones bilaterales.

"Iberoamérica quiere participar con una sola voz en la transformación de algunas cosas que han fallado", ha afirmado Saca, resumiendo el sentir general.

Antes de la clausura oficial, el cantante español Alejandro Sanz, la colombiana Shakira, y Fher Olvera, el vocalista del grupo mexicano Maná presentaron a los mandatarios de América Latina, España y Portugal su fundación ALAS de apoyo a la infancia.

La cumbre del G 20

Uno de los temas que ha destacado en la Cumbre ha sido la presencia de España en la cumbre que se celebrará en Washington el 15 de noviembre y a la que, en principio, no acudirá, ya que no ha sido invitada. Brasil y Argentina han sido los últimos países en apoyar la presencia del Gobierno de Zapatero en la capital estadounidense. Lo han hecho esta pasada madrugada. Estos apoyos se han sumado a los de México, Chile y El Salvador, cuyos mandatarios ya expresaron este miércoles su respaldo a que España acuda a la cumbre de Washington.

Según fuentes del Ejecutivo español, Zapatero mantiene su confianza de acudir a la reunión de Washington del 15 de noviembre a través de "la vía europea". Según estas fuentes, Zapatero no solicitó el apoyo de Brasil a su aspiración de participar en la cumbre de Washington, aunque de las palabras de Lula, que destacó el importante papel de España ante la crisis, y de la sintonía de ambos e infiere el respaldo del país sudamericano. El Gobierno español sostiene que la solución para su participación en la cumbre pasa por la Unión Europea, aunque no aclara la fórmula que permitiría su presencia y en qué medida el presidente francés y presidente de turno de la UE, Nicolas Sarkozy, puede gestionar la misma.