Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno, convencido de que España estará en la cumbre del G-20 mientras el PP censura "ir de prestado"

"Nadie llama a una boda para pedir que le inviten", asegura el vicesecretario de Comunicación de los populares.- Un portavoz del Ministerio de Exteriores francés dice que no se trata de que su país ceda un sitio al Ejecutivo español

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha reiterado hoy su absoluto convencimiento de que España estará en la reunión del G-20 en Washington el próximo 15 de noviembre, una reunión en la que se abordará la crisis financiera mundial. De la Vega, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, ha dicho que Iberoamérica estará en la cumbre del G-20 porque hay países de Iberoamérica que van a participar, como lo hará España porque "España es Iberoamérica". Para el PP, sin embargo, acudir a esta reunión gracias a que Francia ceda uno de sus dos sitios, como se ha conjeturado en los últimos días y ha informado hoy un diario francés, "va contra la dignidad de 45 millones de españoles".

Este asunto ha propiciado que esta noche el portavoz del Ministerio francés de Asuntos Exteriores, Eric Chevalier, haya salido al paso de la información del diario Le Figaro. Chevalier ha asegurado que Francia "apoya" la participación de España en la cumbre pero que no se trata de "ceder" una silla.

De la Vega ha afirmado que España es la octava economía del mundo, y ese dato "por si sólo justifica la presencia" de España "en todos los foros internacionales", y "así lo han entendido los países iberoamericanos". De esta forma se refería la vicepresidenta al apoyo pedido por el presidente del Gobierno a los países que participan en El Salvador en la XVIII Cumbre Iberoamericana.

Francia posee dos sitios en la histórica cumbre porque acude como país que preside la Unión Europea y como una de las potencias del G-8.

PP: "Contra la dignidad de 45 millones de españoles

Poco antes de las palabras de De la Vega, el vicesecretario de Comunicación del PP se había referido a este asunto. "Ir de prestado" a la cumbre con la silla prestada por Francia supondría hacerlo a costa "de la dignidad" de "45 millones de españoles", y es más importante "mantener la dignidad de las instituciones". El portavoz popular ha defendido la presencia de España en esa histórica reunión, pero siempre y cuando no sea "en la silla prestada" por Francia.

El que el presidente francés, Nicolas Sarkozy, presidente de turno de la Unión Europea, pueda ceder su sitio al jefe del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, le ha sugerido un símil al diputado del PP por Valencia: "Nadie llama a una boda para pedir que le inviten". González Pons se ha referido así a las gestiones diplomáticas del Ejecutivo de Zapatero para acudir a una cumbre a la que el anfitrión, el Gobierno de George W. Bush, no ha querido cursar tarjeta de invitación.

El responsable de Comunicación del PP ha añadido que sería "un golpe al prestigio no estar en Washington", si bien sería mayor si España asiste "arrastrando la dignidad del Gobierno y de 43 millones de españoles. Si hay que estar, ha añadido, que sea con "un presidente del Gobierno que está como tal, en una silla que pertenece a España y en representación de los españoles".

A la cita de Washington están invitados Brasil, Argentina y México, ya que estos países forman parte del G-20, grupo creado en 1999 y del que forman parte también los países del G-8 así como otros países emergentes como China, India o Turquía.