Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado un fiscal mexicano dedicado a la lucha contra el narcotráfico

Más de 4.000 personas han muerto este año en México a manos de la violencia relacionada con el crimen organizado

El fiscal adjunto de Asuntos contra la Delincuencia Organizada de la Fiscalía de Morelos, un estado mexicano vecino a la capital de México, ha sido asesinado este viernes junto con sus dos escoltas, según han informado fuentes oficiales.

Los matones, que pertenecen presuntamente al cártel de los hermanos Beltrán Leyva o al de Juárez, bandas que se disputan el control del narcotráfico en el estado, dispararon al menos 110 veces contra el automóvil de la víctima. Según testigos de los hechos, el grupo de sicarios viajaba en dos camionetas, con las que interceptaron el automóvil del viceprocurador.

El delegado de la Procuraduría General de la República (PGR) en Morelos, Mauricio Saad, ofreció una recompensa de 5 millones de pesos (unos 372.840 dólares) a quien proporcione la información necesaria para dar con los asesinos.

21 muertos en una jornada 'negra'

Además, otras 21 personas han muerto en diversos actos de violencia , dos de ellas aparecieron decapitadas y con mensajes del narcotráfico, según fuentes oficiales. Un nuevo estallido de violencia y una nueva jornada negra en el país latinoamericano que vive asediado por el enfrentamiento entre los diferentes cárteles de la droga que van dejando un rastro constante de muertos.

Las fiscalías del Estados de México, en el centro del país, y de Michoacán, en el oeste, han informado del hallazgo de dos cabezas cercenadas en sucesos sin aparente relación ocurridos en las últimas horas en los municipios de Cuatitlán y Lázaro Cárdenas. En ambos casos, junto a las cabezas, aparecieron mensajes del narcotráfico que no han sido desvelados.

En otro incidente, sucedido en la localidad de Nogales, fronteriza con EE UU, han muerto diez supuestos sicarios en un tiroteo con policías, según fuentes de la fiscalía local. Los hechos se desencadenaron ayer cuando la policía paró un vehículo en el que viajaban varios supuestos sicarios y otro automóvil con pistoleros acudió en su auxilio, han declarado hoy portavoces oficiales. En el hecho murió un supuesto sicario al que se sumaron otros nueve en varios tiroteos registrados después de una persecución policial de los dos vehículos involucrados.

La violencia llega a Baja California

Por otra parte, en Rosarito, ciudad del estado noroccidental de Baja California, también próxima a la frontera con EE UU, cuatro personas, entre ellas un joven de 15 años, han perdido la vida en un ataque a tiros perpetrado por un grupo armado contra una tienda. Horas antes, en esa misma ciudad, dos policías municipales y tres civiles eran asesinados, aunque no han trascendido más datos sobre ellos.

Durante la jornada del jueves fueron asesinadas en distintos puntos de México 39 personas. Entre los muertos figura una persona hallada amordazada y con los dedos mutilados en Cabo San Lucas, en el estado de Baja California Sur, la primera víctima de la ola de violencia en esa zona en lo que va de año.

Según datos extraoficiales recabados por el diario mexicano El Universal, durante 2008 han muerto en México más de 4.000 personas por la violencia relacionada al crimen organizado. Uno de los más destacados, el pasado marzo, cuando fue hallado en la autopista de México-Cuernavaca el cadáver del director operativo de la Policía Ministerial, Enrique Payán Anaya, y el de su escolta.