Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush cree que su plan de rescate será aprobado "muy pronto"

Los legisladores esperan alcanzar un acuerdo este fin de semana tras el revés producido en la reunión de Bush, McCain y Obama con los legisladores

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, ha afirmado este sábado que existe "un acuerdo general" sobre los principios del plan de rescate financiero, que espera que sea aprobado "muy pronto". Las palabras de Bush refuerzan las de algunos legisladores de la negociación que aseguraron que existen "avances" reales para llegar a un acuerdo.

En su alocución semanal por radio, Bush ha manifestado su optimismo sobre las negociaciones que tienen lugar en el Congreso para aprobar el programa, que prevé el uso de 700.000 millones de dólares (477.000 millones de euros) para comprar a los bancos deuda de mala calidad, principalmente vinculada a hipotecas.

Al mismo tiempo, el presidente ha reconocido que muchos votantes tienen dudas sobre el programa, dado que comprometerá un volumen extraordinario de recursos públicos. "Sé que muchos de ustedes están frustrados con la situación", ha admitido Bush. "Cuando el Gobierno les pide que paguen por los errores de Wall Street, no parece justo", ha añadido.

No obstante, que si el Gobierno no hace nada para parar la hemorragia en los mercados financieros, el país podría sufrir una recesión "profunda y dolorosa" por la restricción del crédito que los bancos extienden a las empresas y los ciudadanos.

Bush ha recalcado que el costo del plan será "mucho menos" que los 700.000 millones de dólares, pues con ese dinero se comprarán muchos activos cuyo valor "probablemente suba con el tiempo". "El Gobierno podrá recuperar gran parte del gasto original, o incluso todo", ha insistido el mandatario, y ha añadido: "Toda nuestra economía está en peligro".

Sigue el debate

Las negociaciones fueron reanudadas el viernes y algunos legisladores de ambos partidos han constatado este sábado avances importantes, aunque fueron parcos en los detalles. Según las últimas informaciones, parece que el optimismo se impone en las discusiones y se espera que el Congreso dé el visto bueno al plan este fin de semana, para dar un respiro a las Bolsas el lunes.

El plan, elaborado por el secretario del Tesoro, Henry Paulson, y por el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, consiste básicamente en dar al Gobierno dinero de todos los contribuyentes para que compre activos contaminados de las empresas afectadas por el colapso financiero.

El jueves un grupo de legisladores de alto rango de ambos partidos alcanzaron un principio de acuerdo, pero se vino abajo en una reunión en la Casa Blanca. Bush llamó a los dos candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, pero los republicanos de la Cámara Baja rechazaron el programa.

Los demócratas, que controlan el Congreso, podrían aprobar el plan sin la ayuda de los republicanos, pero no quieren hacerlo sin contar con el aval de sus rivales, dado que, si no funciona, podría afectar a los resultados del candidato demócrata en las elecciones presidenciales del 4 de noviembre. Para lograr el apoyo republicano, los demócratas han aceptado alguno de los puntos contenidos en el plan alternativo republicano.