Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

McCain mantiene en el aire el primer debate presidencial

La Universidad de Misisipi continúa con los preparativos para el cara a cara de hoy

El candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, John McCain, seguía anoche sin aclarar si acudirá al primer debate presidencial, programado para hoy en la localidad de Oxford, en Misisipi. El senador condicionó su presencia en el debate a la aprobación de un paquete de medidas que él considere satisfactorio para resolver la crisis financiera de Wall Street. Ayer, el equipo electoral del senador propuso que el encuentro se posponga hasta el próximo 5 de octubre, el mismo día para el que se había programado el primer debate entre los candidatos a la vicepresidencia Joe Biden y Sarah Palin, que también debería aplazarse.

El representante de McCain en las negociaciones con la comisión organizadora de los debates, el senador republicano Lindsey Graham, dijo que el candidato no acudiría al cara a cara "si no hay un acuerdo mutuo que aporte una solución" a la crisis financiera. Este pacto debería ser respaldado por Barack Obama, McCain, el Congreso y la Casa Blanca, y quedar listo hoy para su votación en la Cámara de Representantes y el Senado. "Somos optimistas, pero queremos que haya un acuerdo sólido", dijo el portavoz de McCain Brian Rogers.

Sin embargo, la comisión encargada de coordinar los tres cara a cara electorales pidió que ambos candidatos acudan esta noche a la Universidad de Misisipi, donde está previsto que tenga lugar el primer encuentro, que versaría sobre política internacional. "Se ha estado trabajando en los preparativos para este debate durante más de un año y medio", dijo este organismo en un comunicado emitido el miércoles por la noche. "Creemos que haremos un mejor servicio a la ciudadanía si mantenemos todos los debates según lo planeado".

A mediodía de ayer, el gobernador del Estado de Misisipi, el republicano Haley Barbour, dijo que todo estaba listo en Oxford para que el debate tenga lugar a las 21.00 horas de hoy (tres de la madrugada en España). Nadie de la campaña de McCain le había comunicado a Barbour que el candidato republicano no acudiría al cara a cara.

Obama, que el miércoles se negó a suspender la campaña, confirmó ese día su asistencia. "El trabajo de un presidente consiste en manejar más de un asunto a la vez", dijo. "No veo la razón por la que no podemos ser constructivos en ayudar a resolver este problema y contarle a la ciudadanía hacia adónde queremos llevar este país".

El equipo electoral de Obama recordó ayer que, en el pasado, otros candidatos debatieron en medio de todo tipo de crisis. El 28 de octubre de 1980, Ronald Reagan y el entonces presidente Jimmy Carter se vieron las caras en Cleveland, Ohio, en plena crisis de los rehenes en Irán. Además, en aquel año, el PIB norteamericano había caído un 1,6%, dejando al país en una recesión económica, con un desempleo que rozaba el 7%, superior al de ahora. El 17 de octubre de 2000, George Bush y Al Gore debatieron en Saint Louis, Misuri, sólo cinco días después de que Al Qaeda matara a 17 marines en el ataque contra el bombardero U.S. Cole en Yemen.

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, pidió a los candidatos que siguieran adelante con sus actos, ya que lo que los norteamericanos necesitan "es liderazgo, y no una foto de campaña". Su homóloga en la Cámara, Nancy Pelosi, reveló que McCain la llamó para ofrecerle ayuda en las negociaciones en el Congreso , ya que "no se ha avanzado nada". Pelosi le respondió que, por el contrario, "ha habido muchos avances". "Necesitamos a un presidente que sea capaz de esforzarse y dirigir a la nación. Este debate debe tener lugar", añadió Pelosi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 26 de septiembre de 2008