Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Envejecer en el secuestro

La familia de un hacendado colombiano, secuestrado por las FARC hace 27 años, cree que aún está vivo

Sandalio Ardila tenía 46 años el día en que fue secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Era el 10 de diciembre de 1981 cuando un comando del frente 27 llegó a su finca de madrugada y se lo llevó, acusándolo de no ayudar a la "causa".

"Es un caso muy terrible para nosotros(...) 27 años es toda una vida", ha asegurado hoy su hija, Marta Lucía, a la cadena colombiana Caracol Radio. "No había colaborado con un pedido que le habían hecho de gasolina y unos mercados, entonces por eso se lo llevaron. Supuestamente él tenía que colaborarles y pagarles así fuera con trabajo".

Las FARC nunca pidieron dinero a sus familiares, que seis años más tarde, tras buscarlo sin descanso, decidieron darlo por muerto, ha dicho Marta Lucía. Pero 20 años después, en 2007, revivieron las esperanzas de encontrarlo vivo. "Nosotros ya habíamos hecho el duelo y otra vez se vuelven a abrir estas heridas".

Su familia se enteró de que una psicóloga supuestamente se había entrevistado con su padre en un municipio del suroeste colombiano que la hija de Ardila no quiso mencionar. Sus hermanos viajaron allá y hablaron con la especialista, quien les confirmó que lo había atendido varias veces, custodiado por dos hombres y una mujer. "Él le dijo que era de Acacías (departamento del Meta), que tenía hijos y, cuando presintió que no lo iban a llevar más, le dijo que nos saludara", ha afirmado Marta Lucía.

En diciembre pasado, su hermano Efraín, doctor, supo por un paciente suyo de un comandante de las FARC que decía haber estado en la selva con su padre. Según declaró el propio Efraín al diario colombiano El Espectador, el guerrillero le confirmó que había estado a cargo de él unos seis años, que entonces estaba bien de salud y que no sabía por qué seguía secuestrado después de tanto tiempo. Hace poco más de dos años, le dijo el rebelde a Efraín, le dieron la orden de entregarlo a otro frente.

Si sigue vivo, Sandalio Ardila, que nació hace 72 años, hace parte del grupo de más de 700 secuestrados que, según el Gobierno colombiano, sigue en poder de las FARC. Sus hijos, que en algún momento lo dieron por muerto, confían en su regreso a casa.