Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cumbre UE-América Latina

La cumbre de Lima se queda en buenos deseos

El encuentro concluye con una declaración de compromisos para combatir la pobreza y el cambio climático pero sin metas definidas ni cifras de inversión

Los gobernantes de 60 países de América Latina, el Caribe y la Unión Europea se han comprometido este sábado a luchar juntos contra la pobreza y el cambio climático, al término de una cumbre que ha dado un nuevo impulso a la alianza entre las dos regiones.

Los jefes de Estado y Gobierno han adoptado en Lima la declaración Respondiendo juntos a las prioridades de nuestros pueblos, en la que han fijado una ambiciosa agenda para los dos próximos años en lo que respecta a la erradicación de la pobreza y al logro de un crecimiento económico sostenible. Sin embargo, los objetivos se han quedado en compromisos de buena voluntad, sin metas definidas ni cifras de inversión para paliar dos de los más graves problemas de América Latina.

Lucha conjunta contra el cambio climático

La Declaración de Lima incluye, como novedad tangible, el lanzamiento de un programa conjunto contra el cambio climático, bautizado Euroclima, que permitirá compartir conocimientos y coordinar las acciones contra el calentamiento global del planeta. El programa pondrá "una atención especial en el cambio climático, sin prejuzgar las respectivas políticas nacionales". Irá "en beneficio de los países latinoamericanos" y tendrá el objetivo primario de compartir conocimiento y fomentar el diálogo y la coordinación de acciones relacionadas.

Sin emargo, en la declaración final no existe ninguna mención sobre la propuesta lanzada por una empresa peruana para reducir la contaminación emitida por la Cumbre. Según A2G Carbon Partners, el encuentro ha generado hasta 11.00 toneladas de dióxido de carbono.

Crisis de los alimentos

En cuanto a la escasez y encarecimiento progresivos de los alimentos, los gobernantes han asegurado que están "muy preocupados" por esta situación, cuyas causas no identifican, y han reconocido la necesidad de tomar medidas "inmediatas" porque golpea sobre todo a los más pobres.

Los mandatarios sí han concretado una iniciativa hispano-brasileña encaminada a constituir un programa de asistencia urgente para Haití, escenario reciente de graves disturbios debido a la carestía de alimentos. "Acogemos la organización de una conferencia sobre esta materia en España, en julio de 2008, presidida por Francia y Argentina, la cual estará orientada hacia la elaboración de un programa de seguridad alimentaria y desarrollorural", dice la Declaración.

Plan global sobre emigración y acuerdos comerciales

La Declaración de Lima refleja el compromiso para desarrollar un enfoque global sobre la emigración y una coordinación reforzada en la lucha contra la droga. Unos y otros han prometido asimismo "proseguir activamente" las negociaciones encaminadas a la firma de acuerdos de asociación regionales entre la UE y los países centroamericanos, andinos y del grupo Mercosur.

A pesar de las diferencias, los mandatarios han apostado por un final "exitoso y oportuno" de la Ronda para el Desarrollo de la Organización Mundial de Comercio (OMC). El diálogo con los sindicatos, la negociación colectiva, la participación ciudadana, la seguridad jurídica de las inversiones, la eliminación de la economía sumergida y la responsabilidad social de las empresas se mencionan en la Declaración de Lima como ingredientes indispensables.