Uribe asegura que las FARC llamaron a los familiares de los diputados para informales de los asesinatos

Mientras tanto, los familiares aún no han recuperado los cadáveres ya que las FARC condicionan la entrega de los cuerpos a que disminuya "la confrontación militar"

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, ha denunciado que los guerrilleros de las FARC llamaron por teléfono a los familiares de los diputados fallecidos, secuestrados en el 2002, para informarles de que los habían asesinado.

"En forma desafiante, llamaron a familiares de diputados a decirles que ellos los habían asesinado", declaró el presidente durante un foro sobre servicios públicos en Cartagena.

Según Uribe, fue el gobernador del Valle del Cauca, Angelino Garzón, quien le informó acerca de los hechos.

Los familiares rechazan la versión de Uribe

Sin embargo, los familiares niegan la versión del presidente. En concreto, ha sido la portavoz de los familiares, Fabiola Perdomo, la que ha desmentido las declaraciones de Uribe.

Perdomo sostiene que ninguno de los familiares recibió las llamadas telefónicas mencionadas por el jefe de Estado.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

"Pedimos mucha prudencia al presidente en estos momentos cuando nuestra situación es de dolor", expresó la portavoz a los periodistas.

De esta manera, el líder colombiano vuelve a poner en duda la versión de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), según la cual los 11 diputados murieron como resultado de un "fuego cruzado cuando un grupo militar sin identificar hasta el momento, atacó el campamento donde se encontraban".

Sin noticia de los cadáveres

Mientras se suceden las declaraciones de Álvaro Uribe y los líderes guerrilleros, los familiares de los diputados asesinados siguen sin saber qué va a suceder con los cadáveres.

El dirigente de las FARC, Raúl Reyes, ha enviado una carta a Fabiola Perdomo en la que condiciona la entrega de los cuerpos a que disminuya "la confrontación militar" en la zona donde tuvieron lugar los hechos. Sin embargo, en ningún momento se especifica de qué zona se trata basándose en "estrictas razones de seguridad".

Varias instancias y personalidades colombianas han instado con urgencia, como quieren los familiares de los muertos, a la entrega de los cadáveres, facilitando la formación de comisiones nacionales, internacionales o mixtas para recuperar los restos, en las que podrían estar la Cruz Roja y la Iglesia católica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS