Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más policías contra la violencia en Brasil

Lula aprueba un plan con tropas especiales de seguridad en once ciudades, entre ellas, Río de Janeiro y São Paulo, las más violentas

Acosado y acusado por la oposición y por las organizaciones no gubernamentales de hacer poco por la seguridad de Brasil, donde se disparan los índices de violencia, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, aprobó el jueves un plan para fortalecer las fuerzas de policía regional.

De esta forma, autoriza el uso de tropas especiales de seguridad nacional en las once ciudades más violentas del país. Una portavoz del Ministerio de Justicia señaló que el plan, preparado por el ministro Tarso Genro, será ahora presentado a las 11 ciudades, entre las que se incluyen Río de Janeiro, São Paulo y la capital, Brasilia, y se abrirá para el debate público durante los próximos 30 días.

Los ministerios de Finanzas y Planificación aún deben librar los fondos para el plan, que propone enviar a la paramilitar Fuerza Nacional de Seguridad Pública, contratar más policías estatales, mejorar el entrenamiento, aumentar el salario base de los agentes del orden y construir cárceles para mujeres y jóvenes.

Río de Janeiro ya solicitó y recibió tropas de seguridad nacional para ayudar a detener una ola de violencia que ha asolado la ciudad turística en los últimos meses, pero la medida tuvo pocos efectos y no terminó con los problemas.

El mes pasado, 17 personas murieron en sólo un barrio, la Vila Cruzeiro, que está ocupada por la policía desde el 1 de mayo, y 56 personas han resultado heridas de bala, la mayoría civiles.

Entre las medidas del plan de seguridad destacan la contratación de nuevos policías federales, la fijación de un sueldo a nivel nacional de todos los policías, que podría ascender a entre 1.200 y 1.700 reales mensuales (hoy ganan un poco más de la mitad).

El Gobierno cree que los resultados del plan de seguridad serán visibles en tres años. En octubre se empezarán a firmar los acuerdos con ciudades y municipios, donde deberán crearse gabinetes de integración de seguridad pública.