Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno argentino reconoce que aún quedan restos de la dictadura entre sus funcionarios

En una entrevista concedida a ELPAIS.com, el secretario de Derechos Humanos en Argentina, Eduardo Luis Duhalde, ha reconocido que Argentina todavía arrastra el lastre de la dictadura entre sus “funcionarios administrativos y judicales”

El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Eduardo Luis Duhalde, ha admitido que en ese país de América del Sur, aún existen funcionarios que responden a las etapas más oscuras de la dictadura de los 70. En una entrevista concedida a El PAIS.com ha asegurado que aún se debe luchar todos los días contra "funcionaros administrativos y judiciales que provienen de etapas anteriores donde hubo una clara negación de los derechos humanos".

Duhalde, cuya secretaria se engloba dentro del Ministerio de Justicia, también ha manifestado el fuerte compromiso del Gobierno de Néstor Kirchner con la defensa de los Derechos Humanos y con el proceso de revisión que se lleva a cabo de los años de dictadura militar. "Hay más de 200 militares y fuerzas de seguridad en detención, cerca de 400 procesados por la Justicia y 1.200 juicios reabiertos", dijo ante las preguntas planteadas por los lectores.

Por otra parte, el funcionario ha destacado el cambio que América Latina llevó adelante en los últimos años y calificó de "giro copernicano" la política de derechos humanos en la región con "Lula en Brasil, Chávez en Venezuela, Kirchner en Argentina, Bachelet en Chile, Correa en Ecuador, Evo Morales en Bolivcia y Vázquez en Uruguay".

Entre las preguntas realizadas, se hizo mención al supuesto pasado del secretario argentino con sectores de la guerrilla en los 70, y sobre un libro titulado El Estado Terrorista Argentino, que Duhalde publicó en 1983. El funcionario ha asegurado que no responde a las acusaciones de los "sectores contrarios a la política de derechos humanos" y que su deber es "gestionar la política que me indica el Presidente". Sobre su libro, ha anticipado que presentará una tercera revisión, a partir de la"ruptura en la cadena de impunidad" que se generó desde la asunción de Néstor Kirchner.

Finalmente, el Secretario ha destacado el compromiso global con los derechos humanos en el mundo, ya que "es una meta permanente que nunca se alcanza en su totalidad" y que "para lograr una plena vigencia de los derechos humanos en el mundo falta mucho tiempo".