Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones legislativas en EE UU

Bush asegura estar "abierto a cualquier idea o sugerencia" sobre Irak

El presidente de Estados Unidos se reúne con los líderes demócratas para analizar la agenda del nuevo Congreso

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que entonó ayer el mea culpa, ha sido todavía más contundente hoy a la hora de reconocer la relación entre la guerra de Irak y la derrota de su partido en las elecciones legislativas del martes. Tras aceptar ayer la dimisión del secretario de Defensa y artífice de la invasión, Donald Rumsfeld, Bush ha dicho hoy en tono conciliador estar abierto a "cualquier idea o sugerencia" sobre la política que debe seguir EE UU en el país del Golfo. Esta declaración se ha interpretado como el paso previo a un anuncio sobre cambios en la gestión del conflicto.

En una breve declaración junto a su Gabinete en los jardines de la Casa Blanca, Bush, cuyo índice de popularidad es muy bajo precisamente a causa del conflicto, ha informado de que hoy almorzará con los líderes demócratas en el Senado y la Cámara de Representantes, con los que analizará el resultado de los comicios.

El Congreso que ha surgido de las urnas, controlado por los demócratas tras 12 años de hegemónía republicana, ejercerá más presión sobre Bush para que lleve a cabo una corrección en el curso del conflicto, que se está cobrando un número creciente de víctimas a causa del terrorismo entre los propios iraquíes y entre los soldados estadounidenses (desde la invasión, en marzo de 2003, han muerto más de 2.800 militares en suelo iraquí). "Esto abierto a cualquier idea o sugerencia que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos de derrotar a los terroristas y de asegurar el éxito del Gobierno democrático de Irak", ha subrayado Bush.

Responsabilidad con las tropas

Pero, al mismo tiempo,Bush ha recordado que Estados Unidos tiene la responsabilidad de apoyar a los 152.000 soldados desplegados en Irak, en clara alusión a las voces demócratas que han hablado de recortar la financiación de la misión de Irak. "Independemente del partido al que se pertenezca, tenemos la responsabilidad de asegurar que las tropas tienen los recursos y el apoyo que necesitan para imponerse" al terror en Irak, ha remachado.

Para dos tercios de los votantes, Irak fue un asunto determinante a la hora de decidir su voto, según encuestas a pie de urna, aunque un porcentaje aún mayor, un 75%, dijo que también eran importantes los escándalos que han sacudido al Congreso. Estas preocupaciones han superado a los problemas locales, que normalmente deciden los comicios legislativos en Estados Unidos.

Al margen de Irak, el presidente, que tras el triunfo demócrata ha expresado su disposición a colaborar con la nueva mayoría, repasará con los líderes demócratas la agenda legislativa que afronta el nuevo Congreso. Bush ha apuntado, entre las prioridades que va a plantear, la aprobación de la Ley de Vigilancia a los Terroristas y una nueva ley sobre energía. El presidente ha también la necesidad de aprobar el pacto nuclear alcanzado con India en febrero pasado, para que ese país pueda tener acceso a tecnología atómica extranjera, y el visto bueno de EE UU a la entrada de Vietnam en la Organización Mundial de Comercio.