Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El primer ministro turco abandona el hospital tras sufrir un mareo

Recep Tayip Erdogan no tiene ningún problema grave y descansará en su domicilio

Recep Tayyip Erdogan.
Recep Tayyip Erdogan.

El primer ministro turco, el islamista moderado Recep Tayyip Erdogan, que había sido hospitalizado esta mañana en Ankara, ha salido del centro médico y se ha dirigido a su domicilio para reposar, según han informado los medios locales. Erdogan ha salido el Hospital Guven de Ankara a las 20.40 hora local (19.40 en Madrid) y no ha querido hacer declaraciones, más allá de agradecer a todo el mundo el interés prestado por su hospitalización.

El primer ministro turco ha salido del hospital de la capital por su propio pie y, tras saludar a algunas de las personas que se encontraban entre los congregados a la entrada de la clínica, se ha marchado del lugar en su coche oficial. Pese a que decenas de periodistas esperaban su salida, que ha sido retransmitida en directo por la televisión, Erdogan no ha hecho ninguna declaración.

Muchas especulaciones

Se desconoce la razón exacta de la hospitalización del primer ministro, pero las televisiones han especificado que hoy sufrió un mareo al salir de su automóvil y fue trasladado al Hospital Guven de la capital turca. Fuentes próximas han asegurado que no hay motivo de alarma y el ministro de Exteriores, Abdullah Gul, ha afirmado que el problema "no es grave". Gul ha explicado que Erdogan "se podrá recuperar en breve" y que se encontraba débil en los últimos días, con problemas para conciliar el sueño y para las digestiones.

También el portavoz de Erdogan, Akif Beki, ha asegurado que no hay motivo para la alarma. Los médicos del centro han dicho, por su parte, que no había razones para preocuparse. Otras informaciones hablan de una bajada de tension. Denmir Mehmet Cilat, vicepresidente del Partido de la Justicia y el Desarrollo, que lidera Erdogan, ha afirmado a la salida del hospital que el desmayo se ha debidido a una bajada de sus niveles de azúcar.

Sin embargo, la televisión ha mostrado a un testigo, identificado como Mehmet Goksu, que dijo que estaba en la puerta del hospital cuando llegó el coche de Erdogan, y que vio a éste inconsciente. Debido a los sistemas de protección del vehículo, los guardaespaldas tuvieron que romper alguno de los vidrios del coche para poder sacar a Erdogan y ponerlo en una camilla. El testigo añadió que los guardaespaldas intentaban hacer abrir la boca al primer ministro, aparentemente para permitirle respirar.