Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Evo Morales sustituye a su ministro de Minería tras los choques que han dejado 16 muertos

El Gobierno reconoce que el "fuego cruzado" impide la intervención policial. -Los trabajadores firman un acuerdo provisional tras los enfrentamientos

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha sustituido hoy a su ministro de Minas y al director de la compañía minera estatal, tras los cruentos enfrentamientos de los dos últimos días entre grupos rivales de mineros, que se han saldado con 16 muertos y 61 heridos. El ministro de Minas, Walker Villaroel, será sustituido por Guillermo Dalence Salinas, un antiguo dirigente sindical de las minas estatales, mientras que el director de la compañía minera estatal, Comibol, Juan Cabrera, será sustituido por Hugo Miranda.

Walker Villaroel había recibido numerosas críticas instándole a renunciar desde que comenzó la violencia el jueves por la mañana en Huanuni, un pueblo minero a 290 kilómetros al sur de La Paz, donde mineros cooperativistas y estatales se enfrentaron a balazos y con cartuchos de dinamita en una disputa por el acceso al yacimiento de estaño más rico de Bolivia.

Según versiones de medios locales, el choque comenzó a media mañana del jueves, al término de una asamblea de varios centenares de mineros de cooperativas de la región, que decidieron ocupar la Empresa Minera Huanuni, propiedad de Comibol. Como los mineros asalariados de esa empresa se atrincheraron en su campamento, los cooperativistas iniciaron un cerco que derivó en el ataque con dinamita desde ambos lados, según relataron obreros, vecinos y periodistas del lugar.

Un conflicto antiguo

La confrontación entre cooperativistas y mineros asalariados por el control de minas del Estado se remonta a hace varios años, pero hasta ahora no se había manifestado con tanta violencia. Los asalariados han sido afines a Morales, aunque últimamente son críticos con el Gobierno, al que acusan de preferir a los cooperativistas.

Ambos grupos, cada uno por su lado, bloquearon en septiembre pasado las carreteras más importantes de Bolivia para exigir al Gobierno que atendiera sus demandas. Los cooperativistas cortaron varios días las carreteras del occidente andino y, con ellas, las comunicaciones entre La Paz y las fronteras con Chile y Argentina. Los de Huanuni, a su vez, cerraron la principal vía que comunica a las mayores ciudades andinas, La Paz y El Alto, con la central Cochabamba y la oriental Santa Cruz. En ambos casos el Gobierno envío al vicepresidente García Linera y a varios ministros, que aceptaron las peticiones de los bloqueadores para poner fin a las protestas.

Los trabajadores firman un acuerdo provisional tras los enfrentamientos

Los trabajadores mineros de dos bandos diferentes que protagonizaron el duro enfrentamiento han llegado a un acuerdo, según ha informado el defensor del pueblo Waldo Albarracín. El defensor indicó en rueda de prensa, que ambos sectores -trabajadores por cuenta propia asociados en cooperativas y miembros de la estatal Corporación Minera de Bolivia (Comibol)-, aceptaron un acuerdo temporal a la espera de un convenio definitivo. Albarracín acudió al lugar de los hechos, la localidad andina de Huanuni, como líder de una comisión pacificadora enviada por el Gobierno, exigió el cese de los enfrentamientos armados, que habían comenzado por la mañana y continuaban entrada la noche del jueves.

Más información