Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército de EE UU usó armas químicas en Irak, según un reportaje de la RAI

La televisión pública italiana denuncia que las tropas norteamericanas utilizaron fósforo blanco y una nueva versión del Napalm en Faluya en noviembre de 2004

El Ejército de Estados Unidos usó presuntamente armamento químico durante la ofensiva que llevó a cabo en noviembre de 2004 contra la ciudad de Faluya, en el centro de Irak, según revela un reportaje de investigación de la RAI, la televisión pública italiana, que será emitido hoy aunque parte de su contenido fue anticipado ayer.

La utilización de armamento químico fue denunciada en su momento por medios próximos a la insurgencia. En respuesta a aquellas primeras acusaciones, EE UU negó el uso del fósforo blanco, una sustancia química, pero aseguró que no se trata de un arma "ilegal" y que sólo la había usado para iluminar posiciones enemigas.

El reportaje, titulado La masacre escondida, incluye, entre otros documentos, una entrevista a un soldado norteamericano que combatió en Faluya y que confirma el uso de armas químicas. "Oí la orden de que estuviéramos atentos porque acababan de utilizar el fósforo blanco sobre Faluya. En la jerga militar se le conoce como Willy Pete", dice el militar. "El fósforo quema el cuerpo, derrite la carne hasta los huesos", prosigue el soldado al enviado especial de la RAI. "He visto cuerpos quemados de mujeres y niños", añade. "El fósforo estalla y forma una nube que se extiende en un radio de 150 metros".

El trabajo de investigación muestra también imágenes y fotografías tomadas en Irak tras los bombardeos de noviembre de 2004, que sorprendieron tanto a combatientes como a civiles, muchos de ellos en pleno sueño, y hace público un documento en el que presuntamente se demuestra el uso en Irak de una versión del Napalm -la sustancia empleada en bombas incendiarias durante la guerra de Vietnam- denominada MK77. El uso de estas armas sobre civiles está prohibido por la Convención de Ginebra de 1980.

En el reportaje aparecen también las declaraciones de un biólogo de Faluya, Mohamad Tareq al-Deraji, quien afirma que "una lluvia de fuego cayó sobre los edificios, la gente alcanzada por estas sustancias de diversos colores comenzó a arder, encontramos a personas muertas con extrañas heridas, con los cuerpos quemados y las ropas intactas".

Acusaciones y desmentidos

El 10 de noviembre de 2004, la página de Internet Islam Online escribió que "las tropas de Estados Unidos han usado, al parecer, armas químicas y gas venenoso en su amplia ofensiva contra la resistencia iraquí en el bastión de Faluya". La página web, que citaba fuentes de la insurgencia, agregaba: "Las tropas de ocupación de Estados Unidos están gaseando a los combatientes de la resistencia y enfrentándose a ellos con armas químicas prohibidas internacionalmente". "Algunas noticias afirman que las fuerzas de Estados Unidos han utilizado proyectiles ilegales de fósforo en Faluya", aseguró la web USinfo.

El 9 de diciembre de 2004, el Gobierno norteamericano negó formalmente estas acusaciones, que calificó de "mitos extendidos". "Los proyectiles de fósforo no son ilegales. Las fuerzas estadounidenses los han utilizado con moderación en Faluya, para iluminar", añadió. "Fueron disparados hacia el aire para iluminar posiciones del enemigo de noche, no contra combatientes enemigos", aseguró.

Tras conocer el contenido del reportaje, la enviada especial del diario italiano Il Manifesto, Giuliana Sgrena -secuestrada el pasado mes de marzo en Bagdad tras entrevistar precisamente a refugiados de Faluya-, ha declarado: "No me sorprende en absoluto, yo había recogido testimonios sobre el uso de fósforo blanco y de Napalm entre algunos refugiados". Tras la liberación de Sgrena, el automóvil en el que viajaba hacia el aeropuerto fue tiroteado por una patrulla estadounidense, que causó la muerte del agente secreto italiano Nicola Calipari. Según la periodista, en el momento de su secuestro estaba investigando el uso de estas armas, que "en Irak todos conocían".

Todos los grupos parlamentarios de la oposición han pedido la comparecencia urgente del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, para que informe en el Parlamento. Italia fue uno de los aliados de EE UU en la guerra de Irak, un ataque motivado por la supuesta tenencia de armas de destrucción masiva por parte del régimen de Sadam Husein.