Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G-8 logra cerrar un acuerdo para condonar la deuda externa de 18 países pobres

El ministro británico de Economía anuncia que se cancelará una deduda de 40.000 millones de dólares

El ministro británico de Economía, Gordon Brown, ha anunciado esta tarde que el Grupo de los Ocho (los siete países más industrializados del mundo más Rusia) ha acordado "condonar el 100%" de la deuda de 18 países pobres, la mayoría africanos salvo tres latinoamericanos (Bolivia, Honduras y Nicaragua). Se trata de un "compromiso histórico" por el que se condonarán "inmediatamente" más de 40.000 millones de dólares a estos países. Londres y Washington establecieron ayer las bases de esta propuesta, que esta mañana han analizado junto al resto de ministros de Economía del grupo en una reunión mantenida en la capital británica en preparación de la cumbre de Escocia, que se celebrará a principios de julio en la localidad escocesa de Gleneagles.

La comunidad internacional no había logrado hasta hoy resolver el grave problema de la deuda, que atenaza las economías de las naciones menos desarrolladas. Sin embargo, la iniciativa abanderada por Reino Unido y EE UU, tras una reunión mantenida esta semana entre el primer ministro Tony Blair y el presidente George W. Bush, ha contado finalmente con el acuerdo del resto de los miembros del G-8: Japón, Canadá, Rusia, Alemania, Italia y Francia. El titular británico de Economía ha señalado que se trata del acuerdo "más exhaustivo" sobre el alivio de la pobreza mundial jamás logrado.

"No es momento para la timidez, sino para la osadía", ha añadido Brown, cuyo país ejerce este año la presidencia del G-8. Brown ha indicado que el perdón del 100% de la deuda está sujeto a la "adopción por esos países de medidas en materia de transparencia y lucha contra la corrupción". A ese respecto, el comunicado final de la reunión califica de "esencial que los países en desarrollo apliquen políticas para el crecimiento económico, desarrollo sostenible y reducción de la pobreza". La nota también menciona como requisito el que haya instituciones y fiscalidad "transparentes" y "estabilidad económica" para fomentar el sector privado y atraer inversiones.

Las ONG piden más

El acuerdo también pide al resto de los países que cancelen su deuda bilateral con esas naciones, incluidas dentro de la iniciativa para los Países Pobres Fuertemente Endeudados (HIPC) -en el que se integran un total de 38 naciones-. Los 18 países a los que se cancelará la deuda son Benin, Bolivia, Burkina Faso, Etiopía, Ghana, Guyana, Honduras, Madagascar, Mali, Mauritania, Mozambique, Nicaragua, Níger, Ruanda, Senegal, Tanzania, Uganda y Zambia, que verán suprimida el 100% de la deuda que mantienen con el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Africano de Desarrollo (BAFD).

Según ha señalado Brown, de este plan podrá verse beneficiado, en un plazo de entre 12 y 18 meses, otro grupo de nueve países incluidos en el HIPC. La deuda de este grupo se cifra en 11.000 millones de dólares. Hay un tercer grupo, formado por 11 naciones con conflictos civiles, a los que se les ofrece la posibilidad de acogerse a esa medida si cumplen los estrictos requisitos del programa. Mediante este proyecto, los países industrializados se comprometen a aportar nuevos fondos a las instituciones multilaterales de crédito, para evitar que la condonación de la deuda descapitalice a esas organizaciones y afecte su capacidad de acometer nuevos programas de ayuda en el futuro.

Las agencias de cooperación han dado la bienvenida a este acuerdo y han subrayado que estas 18 naciones ahorrarán un total de 1.500 millones de dólares al año en el pago anual de su deuda, fondos que deberán ser utilizados en sanidad, educación y desarrollo de infraestructuras. Por su parte, las ONG dedicadas al mundo en desarrollo se quejan de que el plan se queda demasiado corto y sostienen que un total de 62 países deberían beneficiarse de la cancelación de su deuda exterior. Según una de esas organizaciones, englobadas en ActionAid, la deuda cancelada no representará más de un 10% de la reducción que sería necesaria para cumplir los Objetivos de la ONU de reducir a la mitad la pobreza mundial de aquí al año 2015.

Sida y comercio

El titular británico de Economía ha añadido que el G-8 ha abordado, asimismo, el tema del comercio mundial y sus colegas han admitido que son necesarios cambios para que puedan competir los países más pobres. Brown también ha apuntado que los ministros de las naciones más ricas han estudiado nuevas maneras de combatir el sida y han abogado por intentar garantizar, antes de 2010, "el acceso universal" a medicamentos para combatir la enfermedad.

Más información