Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Washington cancela el contrato de Halliburton para suministrar combustible en Irak

El Pentágono afirma que el cambio estaba previsto y no guarda relación con las acusaciones de la subsidira de la empresa

El Pentágono cancelará el contrato que había concedido a la empresa Halliburton para el suministro de combustible en Irak y que fue ampliamente criticado por la oposición demócrata estadounidense.

Fuentes del Pentágono han señalado que este cambio ya estaba planeado con anterioridad y no guarda relación con las acusaciones de que KBR, la subsidiaria de Halliburton que obtuvo en marzo pasado el contrato, cobró hasta 61 millones de dólares de más al Gobierno.

El Pentágono también ha decidido retirar al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE UU (USACE), que aglutina a más de 35.000 científicos e ingenieros civiles y militares, de las tareas de supervisión del programa de suministro de gasolina.

Esas labores de supervisión pasarán ahora al Defense Energy Support Center, un centro militar que se encargará de la licitación y supervisión de los nuevos contratos para el suministro de combustible en un plazo de 60 a 90 días, según las autoridades castrenses.

El contrato de KBR para el suministro de combustible desde Kuwait -obtenido sin que se convocase una licitación abierta- formaba parte de un amplio acuerdo con el USACE para la reconstrucción de la infraestructura petrolera de Irak. Ese acuerdo para las obras de reconstrucción, que incluye ayuda técnica y logística, no se verá afectado por la decisión del Pentágono, según las autoridades.

Halliburton, dirigida por Richard Cheney entre 1995 y 2000 antes de asumir la Vicepresidencia, indicó el pasado día 18 que en realidad le había ahorrado 164 millones de dólares al Pentágono, y que no había encarecido el combustible comprado en Kuwait y distribuido en Irak. También alegó que una compañía kuwaití era la única autorizada como abastecedora por el Cuerpo de Ingenieros.