Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ORIENTE PRÓXIMO

Israel continuará construyendo el muro a pesar de la condena de la ONU

La resolución, aprobada por 144 votos a favor, cuatro en contra y 12 abstenciones, considera que la valla de separación es contraria al derecho internacional

El ministro israelí de Comercio e Industria, Ehud Olmert, ha anunciado esta mañana a la radio pública que su país seguirá construyendo la valla de separación con Cisjordania, a pesar de que la Asamblea General de la ONU ha aprobado esta madrugada una resolución de condena a esta obra por ser contraria al derecho internacional. El texto, en el que la ONU exige a Ariel Sharon que "cese y dé marcha atrás" en el levantamiento del muro, ha sido aprobado por 144 votos a favor, cuatro en contra y 12 abstenciones. EE UU, como ya hizo en el Consejo de Seguridad, ha votado en contra del texto, junto con Israel, Micronesia y las Islas Marshall. En este sentido, Olmert ha señalado: "No tendremos en cuenta a la mayoría automática que nos es sistemáticamente hostil. El mundo está contra nosotros pero estoy orgulloso de estar del lado de EE UU".

Mientras tanto, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) se ha falicitado de la resolución y ha considerado que se trata de una "gran victoria para la paz". Tras una larga negociación, los países árabes que han impulsado esta iniciativa se han visto obligados a desistir en su intención de llevar la cuestión del muro ante el Tribunal Internacional de Justicia, con lo que se han asegurado el voto unánime de la Unión Europea (UE) y de sus asociados. El texto indica que debe detenerse la construcción del muro en Cisjordania, que el Gobierno israelí llama valla de seguridad y los palestinos muro de la vergüenza. La primera versión de la resolución, suavizada para lograr el voto de la UE, señalaba que la obra era "una violación al derecho internacional".

Otra diferencia es que la resolución aprobada condena por igual las ejecuciones extrajudiciales cometidas por Israel como los atentados suicidas palestinos. Al final, la misma UE ha presentado a votación el texto final de consenso, en el que se demanda a Israel "que paralice y dé marcha atrás en la construcción del muro en los territorios ocupados y en el este de Jerusalén, que se aparta de la línea de armisticio de 1949 y contradice al derecho internacional". Además, la ONU se muestra "particularmente preocupada" por las consecuencias de la edificación de este muro, que perjudica "futuras negociaciones y hace físicamente imposible la solución de crear dos estados", como contempla la Hoja de Ruta para la paz.

Veto de EE UU en el Consejo

Tras la votación, el embajador israelí, Dan Gillerman, ha calificado la sesión de una "humillante farsa", al tiempo que ha manifestado además de ver con "horror e incredulidad" el apoyo que algunos países han dado a la resolución. "Mientras la mayoría en la Asamblea tolere estos rituales, nadie debe preguntarse por qué las víctimas del terrorismo y quienes buscan la paz acuden a otra parte en busca de protección e inspiración", ha añadido Gillerman.

Por su parte, el observador permanente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Naser Al Kidwa, ha dado su agradecimiento a los países que han respaldado el texto, aunque se ha mostrado "contrariado" por el discurso pronunciado de Gillerman que supone una nueva declaración de "intimidación y chantaje". Este discurso responde, según Al Kidwa, a la "insolencia" y a la "arrogancia" con la que actúan las "fuerzas ocupantes y colonialistas" de Israel. El embajador italiano Marcello Spatafora, en representación de la Presidencia de la UE, se ha mostrado satisfecho por haber impulsado este texto de consenso que "contribuirá a avanzar en el proceso de paz".

Los países árabes promovieron esta resolución tras el veto de Washington en el Consejo de Seguridad, el pasado día 15, a una resolución de condena contra Israel. EE UU justificó su decisión esgrimiendo que el texto debía incluir también una condena hacia los grupos terroristas palestinos. El embajador estadounidense, John Negroponte, dijo en esa ocasión: "Este muro no coincide exactamente con nuestra visión de Oriente Próximo, pero entendemos que los israelíes se preocupen por su seguridad". La victoria de hoy es símbólica, pues se trata de una resolución que solamente expresa la postura internacional. Las decisiones del Consejo de Seguridad, en cambio, tienen fuerza legal.

211.000 afectados por el muro

La primera fase del muro, que se inició en junio de 2002 y se finalizó recientemente al tiempo que se dio el visto bueno para el inicio de la segunda fase, es de 150 kilómetros y se construyó en las áreas del noroeste de Cisjordania. Según Btselem, una organización israelí de derechos humanos, afectará directamente a unos 211.000 palestinos, que quedarán aislados del resto de Cisjordania al este y al oeste de la barrera y de sus cultivos.

Las primeras dos fases, que recorren un total de 190 kilómetros, desde la aldea de Salem en el norte de Cisjordania hasta el asentamiento de Qana, al norte y sur de Jerusalén, están a punto de ser completadas.

Más información