Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESASTRE NATURAL

El Elba sigue subiendo en Dresde en las peores riadas en 150 años

La crecida del Elba obliga a evacuar a más de 100.000 personas en Alemania

La ciudad de Dresde y sus alrededores, en el sureste de Alemania, sufren horas de angustia por las peores inundaciones desde 1845, provocadas por la crecida del Elba, que ha desbordado todos los diques y ya ha causado 15 muertos, el último esta misma mañana.

El nivel de las aguas del Elba a su paso por Dresde sigue aumentando, y los expertos esperan que siga haciéndolo hasta el sábado por la mañana, cuando se prevé que alcance 9,6 metros. El alcalde de la llamada "Florencia alemana", Ingolf Rossberg, ha calculado que la reparación de los daños costará mucho más de 100 millones de euros. La aseguradora Allianz ha afirmado que las pérdidas serán mucho mayores que hace cinco años, cuando se desbordó el Oder y soldados y voluntarios se pasaron tres semanas intentando contener las aguas.

Según fuentes oficiales, 3.000 de los 480.000 habitantes de la capital del Estado de Sajonia han sido evacuados, a los que hay que sumar los 5.300 habitantes de la localidad de Muehlberg. En los últimos tres días, unas 100.000 personas de esta región han sido evacuadas por los ejércitos alemán y estadounidense en la operación de evacuación civil más importante desde la II Guerra Mundial.

Esta noche, otras 30.000 personas han sido desajojadas en Pirna y Heidenau, a 15 kilómetros al sur de Dresde. Más al norte, en Magdeburgo, capital del Estado de Sajonia-Anhalt, se espera que hasta el sábado se desaloje a otras a 20.000 personas. Y en la localidad de Bitterfeld, donde se encuentra un complejo químico de Bayer, han comenzado a desplazar a sus 16.800 habitantes tras la ruptura de un dique.

Alivio en Austria y la República Checa

Mientras Praga y Viena respiran aliviadas tras superar con menos daños de los temidos las inundaciones del siglo en Centroeuropa, la espectacular crecida del río Danubio ha alcanzado a mediodía la capital de Eslovaquia, Bratislava, que se enfrenta a la riada sin problemas gracias a la previsión de las autoridades. Por su parte, Budapest se prepara reforzando sus diques para la llegada mañana de la crecida.

La impresionante masa de agua del Danubio, que ha alcanzado el nivel más alto en los últimos 50 años, comienza a descender, y está cruzando Bratislava sin causar graves daños y de forma absolutamente controlada ,pese a haber anegado varias calles de la ribera, de donde han sido desalojadas 250 personas.

Aunque el cauce del mayor río centroeuropeo ha alcanzado la cota histórica de 9,86 metros, las barreras de metal y sacos parecen aguantar la presión. Mientras tanto, en Hungría se ha evacuado hasta el momento a cerca de 900 personas de las zonas donde se espera el desbordamiento de su cauce, que alcanzará su cota máxima en Budapest a última hora de este sábado o primera del domingo.

En la República Checa la situación sigue siendo crítica en el norte, donde los muertos se han elevado esta mañana a 12 y el río Elba ha alcanzado los 12,2 metros en la localidad de Usti nad Labem, anegada al igual que docenas de poblaciones de Bohemia. En Praga, el Moldava ha reducido a la mitad el caudal pero se pide a los evacuados que no retornen aún a sus casas. Sin embargo, a medida que descienden las aguas, aumentan la cifra de daños. Dos edificios del barrio de Karlin, en la capital checa, se han derrumbado entre ayer y hoy, y otros varios amenazan con venirse abajo. El presidente de la Comisión Europea, Romano Prodi, de visita en la zona de Praga, ha prometido un primer paquete de ayudas de 63 millones de euros.

En Austria han comenzado ya las labores de limpieza de las localidades afectadas por las riadas del Danubio y sus afluentes, aunque algunas poblaciones continúan anegadas. En Viena, el caudal del Danubio ha descendido por debajo de los siete metros