ALERTA TERRORISTA

Washington alerta de nuevos atentados contra EE UU esta misma semana

El vicepresidente Cheney, trasladado a un lugar secreto por motivos de seguridad

La posibilidad de que se produzcan nuevos atentados terroristas en Estados Unidos persiste. Esta noche, el fiscal general John Ashcroft ha anunciado que existen pruebas suficientes para creer que los ataques terroristas pueden repetirse durante esta misma semana.

"Hemos recibido información fidedigna sobre la posibilidad de que nuestros intereses sean objeto de atentados en la próxima semana, pero por desgracia no disponemos de información específica sobre el tipo de ataques o sus probables blancos", ha explicado Ashcroft en una conferencia de prensa en el Departamento de Justicia.

Más información
EE UU instalará una base militar en el norte de Afganistán
Gráfico animado:: Armamento de EE UU
Especial:: El 11 de septiembre
La CIA sospecha que los servicios secretos paquistaníes traicionaron a Abdul Haq
El libro de instrucciones de Osama Bin Laden
La CIA estudia cometer asesinatos selectivos en la lucha antiterrorista
Seis personas detenidas en relación con la matanza de cristianos en Bahawalpur
EE UU restringe los vuelos sobre las centrales nucleares
La amenaza de nuevos atentados multiplica el miedo y el desconcierto en Estados Unidos
Tema:: La primera gran crisis del siglo

Para dar el aviso, similar al anunciado el 11 de octubre, Ashcroft ha estado acompañado por el director del FBI, Robert Mueller. El secretario de Justicia ha pedido a los estadounidenses que "tengan paciencia y cooperen" con las autoridades en esta lucha contra el terrorismo.

Asimismo, como ya ocurriera tras los atentados de Nueva York y Washington, el vicepresidente de EEUU, Richard Cheney, ha sido trasladado a un lugar seguro y secreto, según ha confirmado Ari Fleischer, el portavoz de la Casa Blanca.

Fleischer ha informado de que el traslado se ha producido tras el aviso de Ashcroft y ha declinado comentar durante cuánto tiempo estará el vicepresidente en esas instalaciones. Ha añadido que las decisiones a ese respecto se tomarán sobre la base de lo que ocurra "a diario".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre, el presidente de EEUU, George W. Bush, y su vicepresidente han estado en varias ocasiones en lugares separados y seguros para garantizar la continuidad del gobierno en momentos de crisis.

Amenaza "creíble"

Según Ashcroft, en este caso la "amenaza es creíble y tiene que tomarse muy en serio". Más de 18.000 agentes de la policía en todo el país se encuentran en estado de alerta.

En la advertencia emitida el pasado día 11 se explicaba algo parecido. El texto aseguraba que "el gobierno de EEUU cree que es probable que haya ataques contra intereses estadounidenses en los próximos días".

"Instamos a los estadounidenses a que se mantengan alerta sobre cualquier comportamiento extraño y avisen a las autoridades para que se puedan tomar las medidas pertinentes", ha vuelto a decir esta noche Ashcroft.

Ashcroft ha agregado que el país continúa en estado de máxima alerta y que ante esta nueva amenaza han sido llamadas más de 18.000 personas de los distintos cuerpos de seguridad en el país para velar por la seguridad de los norteamericanos y sus intereses.

El Fiscal general estadounidense ha hecho frente a las críticas sobre la situación de pánico que este anuncio puede provocar en la población de EE UU y ha dicho que el pueblo norteamericano sabrá "acomodarse" a esta situación, y que los ciudadanos pueden ser muy útiles en estos momentos con denuncias de situaciones o personas sospechosas como ha sucedido hasta ahora.

AP

Evacuado un avión estadounidense tras hallarse una nota sospechosa

El vuelo de American Airlines 785, que despegó del aeropuerto neoyorquino de La Guardia, se dirigía al de Dallas-Fort Worth en Texas, cuando tuvo que ser desviado para aterrizar en Dulles. Las autoridades desviaron el Boeing 757 porque "una nota a bordo causó la sospecha para la tripulación del vuelo", según fuentes del aeropuerto. Mientras agentes del FBI entrevistaban a los 141 pasajeros y ocho miembros de la tripulación, policías del aeropuerto y otros agentes del FBI registraron el avión y no encontraron nada sospechoso, ha añadido la fuente. El incidente ocurrió apenas horas después de que el Gobierno emitiera una alerta de un posible nuevo ataque terrorista dentro del país o contra sus intereses en el extranjero. En este sentido, el fiscal general, John Ashcroft, confirmó que las autoridades del país estaban "en alerta máxima".

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS