_
_
_
_
_
LA CASA DE ENFRENTE
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Lo que el regreso de ‘Sálvame’ dice de nosotros

La reedición del extinto programa cuestiona nuestra capacidad de poner fin a las historias

Belén Esteban y Kiko Matamoros en el programa 'Sálvame' de Telecinco
Belén Esteban y Kiko Matamoros en el programa 'Sálvame' de Telecinco, el 27 de diciembre de 2021.TELECINCO
Nuria Labari

Después de 14 años en directo en Telecinco y un digno docureality en Netflix, vuelve Sálvame. Ahora, en su versión más joven, pues emitirá desde un nuevo canal de streaming (Quickie) para todas las redes sociales. Contará con buena parte de la troupe (Belén Esteban, María Patiño, Lydia Lozano, Víctor Sandoval, Chelo García Cortés o Kiko Matamoros) y se llamará Ni que fuéramos Sálvame. El nombre es bueno, porque Sálvame ya fue. Y precisamente por eso, su reaparición me hace pensar en por qué nos cuesta tanto decir adiós, separarnos o concluir las etapas de la vida.

Sálvame pasó tantas horas acompañando la vida cotidiana de millones de espectadores que fue tejiendo un correlato sentimental entre las vidas de su audiencia y sus protagonistas. En este sentido, siempre me ha parecido un excelente “pulsómetro sentimental” del país. Por eso creo que su regreso nos habla de lo difícil que nos resulta poner fin a una historia en una época tan incierta como la nuestra. Y de que esta dificultad es tan evidente en los tertulianos de Sálvame como en cualquiera que tenga que cambiar de trabajo, pareja, piso o televisor… Me parece trágico y tierno que los protagonistas y creadores del formato evidencien que no pueden vivir sin su programa. Y no estoy hablando de una cuestión económica, sino vital. De saber qué hacer cuando perdemos los horarios, las compañías, las rutinas y la forma de dar sentido a nuestro tiempo.

Pasar página supone terminar con un montón de tiempo, mientras que si continuamos haciendo lo mismo de siempre parece que el tiempo no vaya a detenerse. Es verdad que hemos visto envejecer a los colaboradores de Sálvame en riguroso directo, pero al mismo tiempo teníamos la sensación de que serían eternos. No es que la muerte no existiera para ellos, de hecho irrumpió en el plató y se llevó a Mila. Pero aun conviviendo con la sombra de la guadaña, los tertulianos prometían la eternidad siempre que su formato no muriese. Y su audiencia, que también envejeció, se subió al carro. Visto así, parece una excelente noticia que regresen. Solo que la vuelta de Sálvame nos habla también de la enorme dependencia que nuestro bienestar íntimo tiene del reconocimiento exterior. Y este es un mal que acecha no solo a los tertulianos de Sálvame, sino también a políticos, artistas y profesionales de todo pelaje. Y digo que es un mal porque lo malo de necesitar de la mirada ajena como fuente de sentido es que si te dejan de mirar, tu mundo deja de existir.

Si quieres apoyar la elaboración de periodismo de calidad, suscríbete.
Suscríbete

Por eso creo que es mala noticia lo del regreso. Me ponen triste las historias que no saben terminar. Igual que los libros me alegran la vida porque tienen principio y fin, las pelis me parecen mejores que las series y los programas como Sálvame me aburren porque carecen de compromiso con la historia que cuentan. No pueden tenerlo, dado que su vocación es la de no acabar nunca. Los finales duelen, lo sé. Pero su ausencia es peor. Porque supone renunciar al consuelo que la vida nos regala cuando somos capaces de aceptar lo que acabó. Después de todo, los finales dan sentido a las historias, incluso a los programas de televisión. Pero este es un sentido que Sálvame no ha conquistado. Al contrario, su propia narrativa lo ha condenado. Al regreso, digo.

Apúntate aquí a la newsletter semanal de Ideas.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Nuria Labari
Es periodista y escritora. Ha trabajado en 'El Mundo', 'Marie Clarie' y el grupo Mediaset. Ha publicado 'Cosas que brillan cuando están rotas' (Círculo de Tiza), 'La mejor madre del mundo' y 'El último hombre blanco' (Literatura Random House). Con 'Los borrachos de mi vida' ganó el Premio de Narrativa de Caja Madrid en 2007.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_