Jodie Foster, el milagro de la actriz que gusta a todos

Superó la condición de estrella juvenil, un intento de magnicidio y varios reveses profesionales. Y es de las pocas que aún mantienen opiniones y amistades controvertidas en uno de los momentos más polarizados de Hollywood. Esta semana un documental de Movistar+ repasa su fascinante vida

Jodie Foster posa para los medios durante el Festival de Cannes celebrado en julio de 2021.TONI ANNE BARSON (FILMMAGIC)

En la última edición de los Globos de Oro, la ganadora al premio a mejor secundaria, Jodie Foster (California, 58 años), escuchó a Jamie Lee Curtis leer su nombre en pijama y desde el salón de su casa —cosas de la pandemia— y junto a su esposa, Alexandra Hedison, y su perro, Ziggy. Así, de manera casual, disfrutamos de un momento que hace apenas una década habría sido inimaginable. Desde los albores de la industria, homosexuales y lesbianas se habían visto obligados a esconder sus afectos so pena de perder sus carreras. Apenas ocho años antes, Foster había elegido otra de las galas de la prensa extranjera para confirmar lo que era un secreto a voces. En su mesa, emocionado y sentado junto a los hijos de la actriz, estaba Mel Gibson, homófobo indisimulado y uno de sus mejores amigos, como también lo es otro homófobo recalcitrante, James Woods. Jodie Foster, como escribió Walt Whitman, contiene multitudes.

Aquella noche de 2013, Foster se había convertido en la primera gran estrella que hablaba públicamente de su homosexualidad. Lo habían hecho antes otros intérpretes —pocos— y, desde luego, nadie a quien se pudiera catalogar como una verdadera luminaria. Alguien cuyo nombre no solo puede encabezar proyectos, sino que es reconocible incluso por quienes jamás han visto una película suya. Como reza el documental que Movistar estrena mañana, Jodie Foster lleva a Hollywood en la sangre.

Foster forma parte de la industria desde que a los tres años acompañó a su hermano a grabar un anuncio de Coppertone y, como marca el cliché, acabó siendo quien lo protagonizó. A los 10 años ya acumulaba cincuenta créditos como actriz entre series y películas, y hasta se había llevado el mordisco de un león. Fue a los nueve, durante el rodaje de Napoleón y Samantha (1972) junto a Michael Douglas. Aquel suceso que habría sido traumático para cualquiera tuvo un efecto imprevisible. Como le confesó años después a Andy Warhol, ese mordisco fue determinante para seguir con su incipiente carrera: “Pensé que si podía superar eso, podría ser actriz de por vida”.

Retrato publicitario de Jodie Foster en la serie 'Luna de papel' (1974), basada en la película de Peter Bodganovich.
Retrato publicitario de Jodie Foster en la serie 'Luna de papel' (1974), basada en la película de Peter Bodganovich.ABC Photo Archives (Disney General Entertainment Con)

Y lo fue. A los 13 ya trabajaba por segunda vez con Martin Scorsese. Había sido la niña ambigua de Alicia ya no vive aquí (1974), pero a pesar de aquella experiencia no fue su primera opción para el papel de Iris, la prostituta infantil con la que Robert de Niro se obsesionaba en Taxi driver (1976). La elegida por Brian de Palma, el primer director previsto, había sido Melanie Griffith, pero su madre Tippi Hedren no lo permitió. La de Scorsese fue Linda Blair, pero cuando esta se apeó del proyecto llegó Foster. Y su madre no fue tan remilgada como Hedren. Por entonces Jodie llevaba ocho años sosteniendo económicamente a la familia.

“Esa película cambió mi vida por completo. Fue la primera vez que me di cuenta de que actuar no era un pasatiempo, sino que en realidad había algo de artesanía” declaró en 1991 a The New York Times sobre la película que la consagró y en la que conoció a uno de sus grandes amigos, Robert de Niro. “De Niro me hizo entender el proceso de actuar, lo que era crear un personaje y eso fue un desafío”. Taxi Driver se convirtió en un éxito incontestable, le proporcionó su primera nominación al Oscar y la llevó al Festival de Cannes. Cuando llegaron las preguntas de los medios locales, aquella niña diminuta respondió en un perfecto francés para éxtasis de la prensa. Tenía apenas 13 años y en el festival se proyectaban tres películas suyas: Taxi Driver, Bugsy Malone (un musical sobre la Ley Seca interpretado exclusivamente por niños, así eran los setenta) y La muchacha del sendero. The Washington Post describió a Foster como “un talento cinematográfico prodigioso en ciernes”.

Prodigiosa y diferente

Cuando Warhol preguntó a Foster en 1980 si ya tenía citas, ella respondió: “¿Por qué desperdiciar mi fantástica vida infantil en ser una joven libertina?” Y así, cuando otras estrellas adolescentes se adentraron en las adicciones, ella se adentró en Yale. Foster combinó sus estudios de Literatura Inglesa con su transición entre los papeles de niña a adulta. A saltos entre Disney (Viernes loco, 1976) y los dramas adolescentes (Zorras, 1980), su carrera iba tomando forma. Y entonces, el 30 de marzo de 1981 tuvo lugar el suceso que cambiaría su vida para siempre. John Hinckley Jr., de 25 años, disparó al presidente Reagan para captar su atención.

Jodie Foster y Robert de Niro, con el director Martin Scorsese, en el rodaje de 'Taxi Driver' (1976).
Jodie Foster y Robert de Niro, con el director Martin Scorsese, en el rodaje de 'Taxi Driver' (1976).Sunset Boulevard (Corbis via Getty Images)

La mujer que paseaba discretamente por el campus de Yale feliz de mantener algo parecido al anonimato, se convirtió en la más famosa del mundo. Mostrando la misma determinación que ha marcado su carrera, no dejó que aquel suceso condicionase su vida. Tres días después y mientras el intento de magnicidio seguía abriendo los informativos de medio mundo, protagonizó una obra de teatro en la universidad. La mujer que había crecido ante las cámaras se volvió más reservada y empezó a valorar una privacidad que realmente no había tenido nunca.

Los ochenta empezaron con un desequilibrio emocional y también laboral. Su carrera estuvo al borde del precipicio tras un puñado de fracasos y alguna joya incomprendida como El hotel New Hampshire (1984), la adaptación de Tony Richardson de la novela de John Irving. Foster compartía cartel con Rob Lowe y en plena eclosión del brat pack el mundo la confundió con otra comedia generacional, cuando era mucho más.

Los que habían vaticinado que algún día se convertiría en una gran estrella empezaban a dudar de su premonición y la propia actriz se planteaba abandonar su carrera cuando en 1988 llegó Acusados, una historia basada en un hecho real: la violación en grupo de una camarera en un bar abarrotado mientras los presentes jaleaban a los agresores. En un principio, Paramount no la quería para el papel porque “no era sexi” (en palabras del productor Stanley Jaffe). Querían a Kelly McGillis, pero la estrella de Top Gun, que había sufrido una violación años atrás, estaba más interesada en el papel de abogada. Para interpretar a Sarah sugirió a Foster. Por entonces se rumoreaba que eran pareja y por tener a McGillis en la película aceptaron. El resultado se saldó con el primer Oscar para Foster.

El valor de ese Oscar queda más patente cuando se tiene en cuenta quiénes eran el resto de las nominadas: Meryl Streep, Sigourney Weaver, Melanie Griffith y Glenn Close, las dos últimas en las que son objetivamente sus mejores interpretaciones (Armas de mujer y Las amistades peligrosas). Además de reactivar la carrera de Foster, Acusados fue un fenómeno social que puso por primera vez el foco en la revictimización de las mujeres agredidas sexualmente. La secuencia de la violación de Sarah fue la más larga, prolija y realista rodada hasta aquel el momento en una película de Hollywood. Su grabación duró cinco días y fue una experiencia tan traumática para el equipo que los actores implicados en su agresión terminaron entre lágrimas.

Jodie Foster, en Vancouver (Canadá), durante la promoción de 'Acusados'. Por esta película, Foster ganó su primer Oscar a mejor actriz. De fondo se lee: "Quítese las gafas antes de embarcar".
Jodie Foster, en Vancouver (Canadá), durante la promoción de 'Acusados'. Por esta película, Foster ganó su primer Oscar a mejor actriz. De fondo se lee: "Quítese las gafas antes de embarcar". David Hume Kennerly (Getty Images)

A pesar de su reluciente estatuilla también tuvo complicado acceder a su siguiente gran éxito. A Jonathan Demme ni se le había pasado por la cabeza contratarla como la Clarice Starling de El silencio de los corderos (1991). Pretendía a Michelle Pfeiffer, con quien había trabajado en Casada con todos y después de que esta rechazase la propuesta por “demasiado oscura” le envió el guion a Meg Ryan.

Foster, que había intentado comprar los derechos de la novela y conocía su potencial, insistió en hacerse con el papel. Demme, que detestaba su interpretación en Acusados, se negó. Pero esta vez los productores, conscientes de lo beneficioso que resultaría en taquilla contar con una actriz oscarizada, se impusieron. Y no solo le dieron el papel, también accedieron a facilitar una de sus grandes ambiciones: detrás de la cámara. “Y mira lo que pasó”, recordó Demme años después. “Me enamoré locamente de ella. Ha hecho su debut oficial como directora con El pequeño Tate (1991) pero ciertamente practicó mucho en El silencio de los corderos”.

La de los noventa fue su mejor década: empezó con su segundo Oscar gracias al thriller de Demme y continuó con éxitos como Sommersby (1992), Maverick (1994) y Contact (1997). La primera trajo consigo algo importante: en ella conoció a su pareja, la coordinadora de producción Cydney Bernard, con la que mantuvo una relación durante 15 años y tuvo dos hijos. En la segunda comenzó a fraguar su amistad con Mel Gibson, algo que ha dado más que hablar que sus relaciones de pareja. Sobre todo después de que lo apoyase tras ser acusado de maltrato.

A ella no le importan demasiado las opiniones ajenas. Como no le importó cuando el movimiento Me Too cuestionó su trabajo con Roman Polanski en Un dios salvaje (2011). Nunca mostró arrepentimiento por ello. Cuando aceptó el papel conocía perfectamente las acusaciones contra el director, las conocía todo el mundo. Tampoco se lanzó a renegar de Woody Allen, con quien trabajó en Sombras y niebla (1991). “Padecemos un exceso de declaraciones. Nadie necesita oír a otro actor hablando del tema”, zanjó en 2018. No sintió la misma epifanía que su compañera de reparto Kate Winslet, que el año pasado y mientras promocionaba Ammonite —y esperaba una nominación al Oscar—renegó de su trabajo con ambos directores. “La justicia a golpe de Twitter no es el camino a seguir”, declaró al respecto.

Las (pocas) decepciones

Foster también ha vivido grandes decepciones, como su frustrado intento de llevar a la pantalla la vida de Leni Riefenstahl, una de las primeras directoras de cine, y la favorita de Hitler. Un proyecto tan controvertido que hoy parece irrealizable hasta para alguien tan curtida como Foster. Tampoco pudo sacar adelante Flora Plum, la historia de un artista de circo durante la Gran Depresión. Un accidente de Russell Crowe en el set de rodaje paralizó indefinidamente la producción. Meses después, otro accidente reactivó su propia carrera como actriz: el de Nicole Kidman en Moulin Rouge, que dejó a David Fincher sin estrella cuando La habitación del pánico llevaba medio mes de producción.

Jodie Foster y su esposa, Alexandra Hedison, en el Festival de Cannes el pasado 6 de julio.
Jodie Foster y su esposa, Alexandra Hedison, en el Festival de Cannes el pasado 6 de julio.MARC PIASECKI/GETTY IMAGES (FilmMagic)

Jodie Foster se incorporó como la improbable madre de Kristen Stewart, la película fue un éxito y entre ambas se creó un vínculo que aún se mantiene. Foster la apoyó tras sus primeros escándalos sonados y años después Stewart fue la encargada de hacer los honores el día que la actriz y directora recibió su estrella de la fama. Es difícil encontrar una película en la que la actriz no haya forjado una amistad inquebrantable.

En los últimos años, su presencia ante las cámaras ha disminuido en relación a su trabajo como directora, pero cuando ha recuperado el primer plano, como en El mauritano, ha demostrado que The Washington Post no se equivocó con su predicción: su talento es prodigioso. Como actriz y, en un Hollywood cada vez más polarizado, también como pacificadora.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS