Columna
i

Crecepelos milagrosos, perfumes mágicos y otros ¿prodigios? cosméticos que sedujeron a nuestros bisabuelos

La grandilocuente cosmética de los años veinte prometía lo mismo que ahora pero con más retórica y, por desgracia para sus consumidores, con mucha menos ciencia

Este anuncio de fijador de pelo recuerda por qué a Roy Lichtenstein le gustaba tanto la publicidad.
Este anuncio de fijador de pelo recuerda por qué a Roy Lichtenstein le gustaba tanto la publicidad.Getty

“¡Estaba calvo! Sus cabellos y su barba, que nunca habían sido poblados, habían caído completamente. En siete semanas, la célebre Savia Capilar le ha suministrado la cabellera y la barba que se reproducen en la adjunta fotografía. Yo desafío a quien demuestre que su célebre Savia Capilar no detiene la caída del cabello y no lo hace brotar a todas las edades con su matiz primitivo cualesquiera que sea la gravedad o la antigüedad del mal. Millares de testimonios auténticos, indiscutibles, con nombres y señas, están a la disposición de quien quiera examinarlos”. Desde luego, los publ...

Más información

Lo más visto en...

Top 50