Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Llevar gorra acelera la caída?: verdades y mentiras sobre el cabello del hombre

¿Si estoy completamente calvo no tengo remedio? ¿Si me rapo me sale luego con más fuerza? Los expertos nos guían para desmontar o ratificar las teorías capilares más comunes

calvicie
Morrissey se atusa el cabello en un concierto de 2004 en California. Foto: Getty

Fue Morrissey, antiguo cantante de The Smiths, el que allá por 1984 sostenía aquello de que “si tu pelo está mal, entonces toda tu vida está mal”. Hiperbólico o no, lo cierto es que el polémico vocalista diagnosticaba una preocupación por la salud y condición del cabello masculino que no ha parado de crecer hasta nuestros días. De manera paralela a esta progresión, los mitos y leyendas sobre los factores que intervienen en su robustez o los cuidados más recomendables han contaminado el manual de instrucciones para conservar el pelo. Con la ayuda de tres expertos, desgranamos qué es verdad (y qué no) en todo lo concerniente a tu cabello. Hazlo por Morrissey.

– La calvicie siempre se hereda de los padres

Falso. Ni se hereda siempre, ni solo de la rama paternal. “La alopecia androgenética (calvicie común) tiene un patrón de herencia poligénico, por la transmisión de varios genes, que es complejo y que se puede heredar de ambos progenitores”, explica a ICON la doctora Rita Rodrigues, dermatóloga y tricóloga del Grupo Pedro Jaén. Pero aunque la probabilidad de desarrollarla en este supuesto es altísima (casi un 95% de los casos, según los expertos), hay otros factores –por ejemplo, hormonales– que interfieren en la alopecia y pueden conseguir que nos libremos de sufrirla pese a que nuestros padres o abuelos presuman de calva.

– La mala alimentación, el alcohol y fumar pueden provocar su caída

Verdadero. Aunque el porcentaje de afectación es poco significativo, la doctora Rodrigues confirma que puede influir. “La mala alimentación desde luego”, corrobora Xavi García, director creativo de Salón 44, que añade: “El cabello forma parte de nuestro cuerpo y si no tenemos las vitaminas (del grupo B) o sales minerales que necesitamos (hierro o cinc) se va debilitando”. En cualquier caso, esta situación es reversible si se cambian los hábitos.

– El flequillo disimula las entradas

Verdadero. El flequillo sí camufla esos espacios que no queremos dejar a la vista de todos, pero Luciano Cañete, estilista y fundador de los salones Corta Cabeza, lanza una advertencia: “Hay que dejar una medida intermedia, que parezca natural. Si el flequillo está demasiado largo puede abrirse debido al peso y acentuarlas”.

Un peluquero corta el pelo a Elvis Presley, en el primer día del artista en el ejército, en 1958.
Un peluquero corta el pelo a Elvis Presley, en el primer día del artista en el ejército, en 1958. Foto: Getty

– Hay que ir a Turquía para implantarse pelo sin dejarse un riñón

Falso. No solo en España cada vez hay más clínicas que ajustan sus precios para poder competir con las turcas, sino que los expertos advierten de que viajar hasta el país otomano puede hacer que lo barato acabe saliendo caro. “Operarse allí no asegura que podamos realizar este procedimiento con garantías médicas: de asepsia, de la formación de los profesionales o de seguridad…”, esclarece Rodrigues. Según la experiencia de Xavi García, los resultados de sus clientes que se han injertado pelo en Turquía no son positivos: “Diría que el 80% no exhiben un trabajo natural ni bien hecho: el nacimiento es más agresivo, las líneas son más rectas. Desde mi punto de vista, la imagen es algo muy importante como para jugártela por mil euros”.

La calidad y el número de folículos influyen en el coste final de la cirugía, pero en España los precios suelen oscilar entre los 6.000 y 12.000 euros. Hasta seis veces más que en el país otomano, que incluye en sus ofertas el alojamiento y los traslados del paciente y su acompañante. El Gobierno de Erdogan subvenciona este tipo de operaciones, con el objetivo de convertir el país en el mayor destino del turismo médico internacional para 2023.

– Si me he quedado completamente calvo no puedo hacerme un implante capilar

Falso. Hay dos factores que influyen a la hora de valorar al candidato para un trasplante: una zona donante suficiente y que este acepte un diseño algo más conservador. “No se puede restablecer completamente toda la densidad perdida pero sí se pueden retroceder grados de alopecia del paciente”, añade Rodrigues, que apunta que en estos casos se prima “realizar una línea de nacimiento capilar frontal y temporal con el objetivo de dar una sensación de gran cobertura”.

– Si te arrancas una cana te salen más

Falso. “Si te arrancas una cana igual te salen siete o diecisiete, pero es que cuando empiezan a salir siempre van a ir multiplicándose. Una vez que surgen siempre salen más, aunque se extirpen”, confirma Cañete.

– El estrés provoca que te salgan canas

Verdadero.“La canicie es un signo de envejecimiento del pelo en el que intervienen varios factores, sobre todo el genético. El estrés es un factor externo que también puede influir”, explica la doctora Rodrigues. El estrés también interviene de forma decisiva en la caída del pelo. “Atrofia el bulbo del cabello e influye para mal”, añade Xavi García.

– Afeitarse la cabeza hace que el pelo crezca con más fuerza

Falso. Luciano Cañete es expeditivo: “Es un bulo, una absoluta mentira. El bulbo es el que es, no te crecen más pelos ni más fuertes por afeitártelo. Es una sensación porque la raíz está más dura y parece más fuerte, pero si te lo dejas crecer va a tener el mismo grosor, o incluso inferior, al que tenías antes”.

El tenista Andre Agassi se seca su larga cabellera. Luego se quedaría calvo.
El tenista Andre Agassi se seca su larga cabellera. Luego se quedaría calvo. Foto: Getty

– El pelo se acostumbra al champú con el tiempo y ya no hace efecto

Falso. Según aclara García, “el cuero cabelludo se acostumbra al champú, pero no es que deje de hacer efecto, es que nuestro cabello puede cambiar por factores como el estrés, el clima o la alimentación”.

– Un corte de pelo barato es igual que uno caro

Falso, pero sin generalizar. “Hay gente que está cobrando muy poco dinero y tiene muy buena mano y no tiene por qué hacerlo mal, y gente que cobra mucho dinero y puede hacerlo mal. Al final, el precio depende de los extras”, asume Cañete. “La diferencia está en el detalle: el asesoramiento al cliente, la ayuda sobre cómo cuidarse el cabello… Tenemos clientes que se lo toman como ir a un spa, un ritual donde se relajan y disfrutan”, añade García. El precio de un corte medio de caballero en alguno de estos salones se sitúa en una horquilla de entre los 30 hasta los 50 euros, dependiendo de si es el director creativo o un estilista el que lo corta. En las peluquerías más económicas podemos cortarnos el pelo por el módico precio de seis euros.

– Lavarse el pelo demasiado hace que se te caiga el pelo antes

Falso. El champú es un producto cosmético cuya frecuencia de uso “no provoca cambios en el ciclo del crecimiento capilar”, expone la doctora Rodrigues.

– Las canas envejecen tu aspecto

Verdadero, si no le pones remedio. “Si tienes un corte adecuado, recién hecho, y el pelo limpio, probablemente no te pongan años. Las canas por sí solas no te envejecen, factores como la piel, la actitud o la forma de vestir también suman”, dice Cañete, que corrobora que el pelo cano se ha puesto de moda. García coincide: “Los hombres ahora las cuidan más, se preocupan usando champús adecuados o mascarillas para que no tengan ese aspecto amarillento”.

– Llevar gorra o casco continuamente acelera la caída

Falso. Llevar gorra o casco no influye en el ciclo del crecimiento capilar, pero, como concluye Xavi García, si el cuero cabelludo no transpira correctamente puede perjudicar la salud de nuestro pelo.

Leonardo DiCaprio el pasado 9 de febrero en la alfombra roja de los Oscar. Su pelo es un ejemplo de que la gomina o la laca no provocan la caída.
Leonardo DiCaprio el pasado 9 de febrero en la alfombra roja de los Oscar. Su pelo es un ejemplo de que la gomina o la laca no provocan la caída. Foto: Getty

– Si me he empezado a quedar calvo no hay remedio que frene la caída

Falso… si se toman medidas. Existen tratamientos específicos para cada tipo de alopecia, pero es fundamental que el paciente acuda a un especialista en tricología que la diagnostique y paute el procedimiento a seguir. Algunos de los más comunes son los fármacos antiandrógenos, los tratamientos tópicos como el Minoxidil o las microinyecciones de dutasterida, pero su uso depende del diagnóstico individualizado de cada caso.

– La laca, la gomina u otro tipo de cremas pueden provocar la caída del cabello

Falso. Los productos externos no producen alopecia. Rodrigues sostiene que lo único que pueden provocar los cosméticos que reducen la flexibilidad del pelo es una fractura, pero no la caída. Es recomendable lavarse el cabello al final del día cuando se usen lacas o gominas de mucha fijación

– Hay que lavarse la cabeza cada dos días

Falso. Aunque es una de las medidas estándar más recomendadas, Xavi García explica que no se puede establecer una norma rígida en este sentido: “Depende de cada tipo de cabello y estilo de vida, de trabajo, de deporte… Lo importante es que se lave con los productos adecuados y que seamos conscientes de que cuanto más lo lavamos, más rápido se ensucia”.

– Si estoy calvo no necesito utilizar champú

Falso. El sudor, la grasa u otro tipo de agresiones externas, como la contaminación o la radiación solar, afectan a nuestro cuero cabelludo y es imprescindible su limpieza. En este artículo te damos los consejos imprescindibles para su correcto cuidado.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información