Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Para perder (más) peso, haz amigos, no dieta

Las personas que se comprometen a comer sano juntas son las que más calorías logran quemar, según un informe que analiza los resultados de redes sociales de 'fitness'

Tres hombres jugando al 'squash'
Tres hombres jugando al 'squash' Cordon Press

No era lo que La bola de cristal tenía en mente cuando decía lo de "Solo no puedes, con amigos sí", pero el principio es igualmente válido para uno de los logros más escurridizos a los que se enfrenta un ser occidental: perder peso comiendo con responsabilidad. Sabiendo que la mayoría de las dietas son inútiles a largo plazo y, en el peor de los casos, hasta peligrosas y que es más recomendable mantener una ingesta razonable, el secreto de la estabilidad sin excesos es tener un aliado.

El 65% de los usuarios prefiere hacer ejercicio en compañía de amigos porque es más divertido; el 33% pediría una ensalada en un restaurante si su acompañante también lo hace

A esa conclusión han llegado en MyFitnessPal, aplicación de recuento de calorías consumidas y quemadas en la que, a modo de red social, los usuarios comparten los alimentos que ingieren y el movimiento diario que realizan para alcanzar un objetivo marcado. Una startup en alza que ya usan en el mundo 80 millones de personas –y que la firma de ropa deportiva Under Armour compró el pasado mes de febrero por 475 millones de dólares– que ha decidido usar los datos recogidos anónimamente a lo largo de esos años para elaborar un informe con el que demuestran que nuestra obsesión por publicar fotos de comida sana y entrenamientos no responde a instintos puramente narcisistas.

Las experiencias de dinámicas de grupo funcionan, está comprobado, pero siempre con un profesional cualificado detrás para controlarlas

Giuseppe Russolillo Femenías, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas

“Hemos creado el estudio longitudinal sobre comportamiento sano más completo hasta la fecha”, ha reconocido Mike Lee, cofundador de esta aplicación. “Nuestra meta es entender cómo la gente percibe los temas de salud y fitness en el contexto de la interacción social, su actitud a la hora de compartir determinados contenidos relacionado con ello, por qué lo hacen y cómo de determinante es este hábito a la hora de lograr perder peso”. ¿El resultado? Hechos como el que el 65% de los usuarios prefieren hacer ejercicio en compañía de amigos porque es más divertido; que el 33% pediría una ensalada en un restaurante si su acompañante también lo hace, o que aquellos que pertenecen a una tribu fitness – vegetarianos, runners o antigluten son algunas de las más seguidas– quemaron en total en el primer trimestre de 2014 hasta 17 mil millones de calorías, cinco veces más que los que no pertenecen a ninguna.

“Aunque los profesionales de la nutrición estamos convencidos de que estas aplicaciones enfocadas a la salud y al cumplimiento de objetivos en grupo son el futuro, a día de hoy hay que tener mucho cuidado y utilizarlas solamente como lo que son, como una herramienta de ayuda”. Quien dice esto es Giuseppe Russolillo Femenías, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), que asegura que aunque “la iniciativa es fantástica” de momento estas apps solo tienen detrás a empresas privadas que no han contado con la aprobación de ningún profesional colegiado. “Sé que hay varios grupos de profesionales de la nutrición y la dietética que están desarrollando programas similares en este momento y que están investigando con ponibles para monitorizar al paciente y hacer un seguimiento de su día a día, pero hasta que las presenten oficialmente, habría que pedir siempre consejo a un especialista”.

Ahora es el momento ideal para proponerse adelgazar con el tiempo suficiente para no tener que cometer ninguna brutalidad

Giuseppe Russolillo Femenías, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas

Para Femenías, autor de varios libros y artículos en los que enseña a perder peso sin perder salud, el uso de estas redes sociales tiene muchos pros, como recibir estímulos de apoyo que funcionan como un incentivo, pero también sus contras, como llegar a mitificar por imitación dietas peligrosas, las mal llamadas milagro, que “acaban siendo muy perjudiciales tanto en lo físico como en lo psicológico”. Especialmente cuando estas se basan exclusivamente en el recuento de calorías consumidas y quemadas. “Las experiencias de dinámicas de grupo funcionan, está comprobado, pero siempre ha habido un profesional cualificado detrás para controlarlas, mientras que con el móvil es la propia persona la única responsable de no hacer una burrada”, explica. “Si se quiere perder peso, además de estas apps, que insisto, me parecen fantásticas, en mi opinión se tendría que contar con la supervisión de un nutricionista, de un licenciado en INEF e incluso de un psicólogo para que trastornos como la anorexia o la bulimia no campen a sus anchas”.

Consciente de esto, si le pica el gusanillo de perder esos kilos de más de cara al verano y no lo quiere matar con lo primero que encuentre en la nevera, además de MyFitnessPal existen multitud de programas similares como Check&Burn, Lose it! o Gympact. Eso sí, si lo va a hacer, empiece ya. “Ahora es el momento ideal para proponerse adelgazar con el tiempo suficiente para no tener que cometer ninguna brutalidad”, confirma Giuseppe.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.