Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Por qué hay tan pocos chinos calvos y tantos españoles?

Los asiáticos son los habitantes menos atacados por la alopecia. En España, sin embargo, estamos a la cabeza

calvos
El actor chino más popular, Jackie Chan, luciendo su saludable cabellera. Getty

A sus 63 años, Jackie Chan, la estrella china más taquillera en Hollywood, luce una melena con la que gran parte de los hombres españoles solo alcanzan a fantasear. El anterior jefe de Gobierno de China, Wen Jiabao, de 75 años, mantiene una cabellera tan tupida que recuerda a la de un veinteañero. La exestrella de la NBA Yao Ming, 37 años, es otro famoso chino que demuestra la buena salud capilar de la que gozan los habitantes del gigante asiático. Este país, donde solo el 19,24 % de los hombres padecen alopecia, es el que menos calvos tiene, según estudios de los últimos años. En el polo opuesto se encuentra España, que con un 42,60 % de hombres calvos ocupa el segundo puesto de un ránking liderado por República Checa (42,79 %). El tercer lugar es para Alemania con un 41,24 % de casos de alopecia.

Pero, ¿qué ocurre para que a 8.787 kilómetros de España el porcentaje de hombres con alopecia sea tan bajo?

"Hay muchos genes implicados y la diferente combinación de estos da como resultado unas variantes relacionadas con las hormonas que hacen al hombre más proclive a la calvicie en Europa"

Esther Rebato, antropóloga

La enzima prodigiosa

El endocrino Raffaele Carraro, con 30 años de trayectoria profesional, explica a ICON que una de las claves se encuentra en una enzima que la raza asiática, y sobre todo los chinos, tiene menos activa que los caucásicos. Esta enzima, que se encuentra en el bulbo piloso del cabello, convierte la testosterona en DHT (dihidrotestosterona). La DHT actúa sobre el bulbo piloso, reduciendo su tamaño y atrofiándolo hasta provocar la caída del cabello. "La raza asiática tiene menos activa esta enzima por lo que sus niveles de DHT son menores y pierden menos cabello", apunta Carraro.

Pelo liso y grueso

Otro aspecto destacable del pelo de los asiáticos es que este tiende a ser liso y grueso, lo que permite que se agarre mejor al cuero cabelludo que el cabello hirsuto. Un pelo liso tiende a ser más resistente que el fosco. Hay más condicionantes. "El estrés, el tabaquismo, el alcohol o los aspectos nutricionales son hábitos que repercuten, ya desde el momento de la concepción, en la futura salud capilar del ser humano", añade la antropóloga física Esther Rebato.

Los genes están de su parte

El Doctor Alejandro Martín-Gorgojo, dermatólogo de Clínica Dermatológica Internacional, apunta que el comportamiento de los genes es determinante. "La población china tiene menos predisposición genética a perder el cabello debido a las características específicas de los genes que forman los cromosomas", señala Martín-Gorgojo.

La exestrella de la NBA Yao Ming, rodeado de compatriotas (con pelo), camino del Congreso Nacional durante unas conferencias políticas en Pekín, en marzo de 2017.
La exestrella de la NBA Yao Ming, rodeado de compatriotas (con pelo), camino del Congreso Nacional durante unas conferencias políticas en Pekín, en marzo de 2017. Gety

Esther Rebato coincide con la hipótesis de Martín-Gorgojo: "Hay muchos genes implicados y la diferente combinación de estos da como resultado unas variantes genéticas relacionadas con las hormonas que hacen al hombre más proclive a la calvicie en Europa".

Esta teoría se explica analizando la historia evolutiva del ser humano, echando la vista miles de años atrás. "Desde que el ser humano existe se ha reproducido con aquellos que cohabitaban en las proximidades, de manera que a la prole se le iban transmitiendo de forma constante las mismas cargas genéticas. Antes el ser humano no tenía la capacidad de hacer desplazamientos de miles de kilómetros. Estas limitaciones de movimientos derivaban en cargas genéticas que terminaban siendo características de determinadas zonas geográficas", señala Rebato.

Los chinos comen bien y esto es fundamental para conservar el pelo

Los estudios resaltan que una buena alimentación y la calidad del sueño repercuten en la conservación de la cabellera. T. Colin Campbellbioquímico especializado en nutrición, señala en su libro El estudio de China que la dieta rural china es la más beneficiosa para la salud. Basada en el consumo de vegetales, las hojas verdes (lechugas, acelgas, coles o brotes) y las algas están presentes en las mesas chinas desde primera hora del día. Estos hábitos alimenticios aportan los grandes nutrientes que necesita el ser humano y ayudan a que la salud capilar de los hombres de allí goce de vigor y vitalidad.

Dabiz Muñoz, chef que ha conseguido tres estrellas Michelín con su restaurante DiverXO, también encuentra en la comida asiática una de las más saludables del mundo. "La forma de cocción china del wok con los vegetales es una de las más respetuosas con los alimentos. Además, el arroz [uno de los alimentos más consumidos allá] es rápido de cocinar, muy nutritivo y se puede acompañar con cualquier cosa", aseguró Muñoz en una entrevista a Vanitatis.

Otra de las claves de la alimentación china es la escasa cantidad de azúcar que consumen. En los postres utilizan cantidades mínimas de azúcar y sus bebidas no suelen llevan edulcorantes. La lactosa tampoco forma parte de su cultura gastronómica. La mayor parte de sus comidas excluyen los lácteos dado que tradicionalmente nunca han bebido leche y una mayoría de ellos son intolerantes a la lactosa.

Y ahora la mala noticia para el cabello de los chinos: la amenaza de su cada vez más occidentalizada vida

Sin embargo, a pesar de que continúa siendo el país que menos alopecia padece, la calvicie en China está viviendo un incremento. "Los ciudadanos están cambiando su estilo de vida. Se están occidentalizando y esto repercute de manera directa en su salud capilar", explica la antropóloga física Esther Rebato. Esto ocurre porque los factores ambientales, aunque no son los más determinantes, también influyen en la pérdida de cabello.

Una prueba de la occidentalización que atraviesan es la expansión que está protagonizando McDonald's en el país asiático. El imperio de la comida rápida, que abrió su primer restaurante en California en 1937, tardó 50 años en tener presencia en China. Ocurrió en 1990, cuando inauguraron el primer local en Pekín. 28 años después cuenta con 2.500 establecimientos y planea sumar 2.000 más en los próximos cinco años. Estados Unidos, a la cabeza en el ránking de países con más McDonald's, actualmente supera los 14.000 locales. Steve Easterbrook, directivo de la multinacional, asegura que China pronto se convertirá en el mercado más grande de McDonald's fuera de Estados Unidos.

La incursión de este tipo de grandes multinacionales en el mercado chino ha traído como consecuencia una expansión en el territorio asiático de los malos hábitos occidentales. Las clínicas de implantes ya se están frotando las manos...

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información