Eugenia Silva: “No he vivido situaciones extremas. Sabía qué quería y hasta dónde llegar”

La modelo a la que Giorgio Armani llamó “bella faccia” en cuanto la vio interpreta el legado de moda masculina del maestro italiano y recuerda otra carrera meteórica: la suya

Esta camisa de 1991 que viste Eugenia Silva refleja la elegancia relajada que caracteriza a Armani. Foto: ÁNGELA SUÁREZ | Vídeo: Olivia L. Bueno

“Armani siempre fue el más temido”. Eugenia Silva (Madrid, 46 años) no se refiere al creador italiano de nombre Giorgio, sino al casting al que tantas modelos se presentaban en los noventa nada más aterrizar en Milán. En 1992, la modelo llevaba allí instalada unos meses, en un piso compartido con la también modelo Karen Elson, cuando se lanzó a esta prueba con el poder de cambiar vidas: “Giorgio tenía fama de que, si le gustabas, solía cogerte de continuo”. Silva lo preparó todo a conciencia, salvo lo impredecible: su abuelo materno falleció justo unos días antes y tuvo que regresar. Tardó dos meses en volver a Milán: “Allí me planté, con 18 años y decidida a que la segunda, por narices, fuera la vencida”.

Eugenia Silva viste abrigo y pantalón de la colección para hombre otoño/invierno 1989-90 de Giorgio Armani. El aspecto luminoso del rostro se debe a los polvos Glow Fusion Powder. En los ojos, Smooth Silk Eye Pencil. Todo, Giorgio Armani Beauty.
Eugenia Silva viste abrigo y pantalón de la colección para hombre otoño/invierno 1989-90 de Giorgio Armani. El aspecto luminoso del rostro se debe a los polvos Glow Fusion Powder. En los ojos, Smooth Silk Eye Pencil. Todo, Giorgio Armani Beauty.Ángela Suárez
Eugenia Silva viste abrigo y pantalón de la colección para hombre otoño/invierno 1989-90 de Giorgio Armani.
Eugenia Silva viste abrigo y pantalón de la colección para hombre otoño/invierno 1989-90 de Giorgio Armani.Ángela Suárez

En esta ocasión llegó a tiempo para enfundarse en un mono de color carne y escuchar al maestro murmurar: “Bella faccia” (cara bonita). “Aprendí italiano en tiempo récord, a base de memorizar canciones de Claudio Baglioni o Francesco de Gregori”, rememora hoy con un guiño. En las tres décadas que han pasado desde entonces, Silva ha protagonizado para Armani decenas de desfiles, campañas de moda y accesorios. También es embajadora de su línea de cosmética. “Creyó en mí y no volvió a dudar”, afirma.

Eugenia Silva viste prendas Giorgio Armanio de la colección otoño/invierno 1994-95. La modelo potencia su mirada con la máscara de pestañas Eye To Kill Classic Mascara y con las sombras líquidas Eye Tint (tono 58) de Giorgio Armani Beauty.
Eugenia Silva viste prendas Giorgio Armanio de la colección otoño/invierno 1994-95. La modelo potencia su mirada con la máscara de pestañas Eye To Kill Classic Mascara y con las sombras líquidas Eye Tint (tono 58) de Giorgio Armani Beauty.Ángela Suárez
Eugenia Silva posa en exclusiva para ICON con chaqueta y pantalón de primavera/ verano 1980 de Giorgio Armani.
Eugenia Silva posa en exclusiva para ICON con chaqueta y pantalón de primavera/ verano 1980 de Giorgio Armani.Ángela Suárez

Hoy, la modelo posa para ICON vestida con piezas masculinas traídas del archivo de Giorgio Armani en Milán. Ropa de museo que resume la aportación de este italiano a la moda: fundó su compañía en 1975, inicialmente solo para hombre, y no tardó en revolucionar el panorama con su elegancia fluida, desestructurada y deudora del cine de los años treinta. Sus trajes eran poderosos, pero no rígidos, y el colorido oscilaba entre las mil sombras del gris y los tonos joya. Un cruce entre frialdad aristocrática y brillo hollywoodiense: mezcla perfecta para la modelo española, criada en el toledano Palacio de la Cava y con una fotogenia a prueba de pantallas de cine, aunque sus padres, en principio, le recomendaron que fuera abogada.

Eugenia Silva posa en exclusiva para ICON vestida con prendas de archivo de Giorgio Armani y maquillaje Giorgio Armani Beauty.
Eugenia Silva posa en exclusiva para ICON vestida con prendas de archivo de Giorgio Armani y maquillaje Giorgio Armani Beauty.Ángela Suárez
Esta camisa de 1991 que viste Eugenia Silva refleja la elegancia relajada que caracteriza a Armani.
Esta camisa de 1991 que viste Eugenia Silva refleja la elegancia relajada que caracteriza a Armani.Ángela Suárez

Fue un amigo de su madre –fotógrafo de actualidad política– quien le habló de un concurso para salir en la revista Ragazza. “Allí conocí a futuras amigas como Esther Cañadas o Laura Ponte”, recuerda Silva. Llegó a licenciarse en Derecho, pero disfrutó de la era dorada de las top models: “Era una adolescente jugando a viajar por medio mundo, conociendo gente estupenda y siendo bastante feliz”, cuenta.

Elegancia patriarcal, pero con un twist: Eugenia Silva lleva chaleco de la colección otoño/invierno 1993-94 de Giorgio Armani.
Elegancia patriarcal, pero con un twist: Eugenia Silva lleva chaleco de la colección otoño/invierno 1993-94 de Giorgio Armani.Ángela Suárez

Junto a Armani llegaron Óscar de la Renta, Carolina Herrera y Victoria’s Secret: Silva fue la tercera española en colocarse las alas de la hoy polémica firma de ropa interior, detrás de Cañadas y Helena Barquilla. Entre exámenes finales y desfiles, Silva se fue labrando una de las carreras más sólidas de su generación. Llegó a cambiar París por Nueva York, la medida definitiva del éxito entonces. Silva mantuvo la cabeza fría: “No he tenido mala suerte ni he vivido situaciones extremas, también porque sabía lo que quería y hasta dónde quería llegar”, dice. “He tenido buenos aliados, pero siempre he sido mi mejor terapeuta”. Y parece que buena: ha sido madre y ha fundado una productora de moda que le permite “entender este mundo desde dentro”. Se ata las zapatillas y arroja una última reflexión: “Aquella carambola con Armani siempre me ha servido para pensar que una puede ser lo que su actitud refleje”. Un brindis por el poder transformador de la moda con mayúsculas.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS