Ana de Armas: el asalto a Hollywood que la pandemia pausó, pero no frenó

El enorme éxito de ‘Sin tiempo para morir’ confirma el regreso a la normalidad en los cines y a la escalada hacia Hollywood de Ana de Armas, con otros dos importantes proyectos en cartera para los próximos meses

Ana de Armas posa para la prensa en el estreno mundial de 'Sin tiempo para morir', el pasado 28 de septiembre en el Royal Albert Hall de Londres.
Ana de Armas posa para la prensa en el estreno mundial de 'Sin tiempo para morir', el pasado 28 de septiembre en el Royal Albert Hall de Londres.Tristan Fewings (Getty Images for EON Productions)

La pandemia puso las vidas de todos en pausa, pero pocas de manera tan estrepitosa como la de Ana de Armas (Santa Cruz del Norte, Cuba, 33 años): el confinamiento la pilló en plena cuenta atrás de su lanzamiento definitivo hacia el firmamento de Hollywood. Llevaba cogiendo carrerilla desde principios de 2019, cuando fue la única nominada al Globo de Oro de la comedia con Puñales por la espalda: de repente era la mayor estrella de un reparto plagado de ellas (compartía pantalla con Daniel Craig, Jamie Lee Curtis, Christopher Plummer y Toni Collette en otros). Y eso que había estado a punto de rechazar el papel porque la descripción de su personaje en el guion decía: “cuidadora latina, guapa”. En cuanto la conoció, Jamie Lee Curtis escribió un correo electrónico a Steven Spielberg para que la viese. “Va a ser como Sofia Loren”, afirmó en Vanity Fair, “una de esas sensaciones mundiales para todos los públicos”. Hollywood ya se le quedaba pequeño.

“Yo quiero tenerlo todo y voy a intentarlo”, había sentenciado ella en la revista Fotogramas allá por 2016. Por suerte, tenía una maquinaria a la altura de esa ambición. Hasta las películas en las que no salía alimentaban su incipiente estrellato: la eliminaron del montaje de Yesterday porque en los pases de prueba los espectadores querían que el protagonista acabase con ella y no con la chica de la peli oficial, Lily James. Cary Fukunaga, el director de la nueva entrega de James Bond Sin tiempo para morirque acaba de convertirse en el mejor estreno de la historia de la saga en el Reino Unido– creó un personaje expresamente para ella. Y De Armas se aseguró de desvelar que la encargada de escribirlo había sido la única mujer más de moda que ella en 2019, Phoebe Waller-Bridge. En el primer Bond tras el Me Too todo el mundo iba a estar pendiente de Paloma, la agente de la CIA que en el tráiler repartía estopa enfundada en un vestido de Michael Lo Sordo. Todo el mundo iba a estar pendiente de Ana de Armas.

Esta cubana iba a conquistar el mundo. Pero el mundo dejó de girar. Sin tiempo para morir fue la primera película cuyo estreno se vio retrasado, la primera alerta de que el coronavirus no era “un virus similar a cualquier gripe”, sino el detonante de una crisis mundial. Cuando las ciudades estadounidenses se cerraban, sus quioscos aún tenían ejemplares de Vanity Fair celebrando en su portada la “conquista de Hollywood” de Ana de Armas.

El príncipe Carlos de Inglaterra saluda a Ana de Armas en el estreno mundial de 'Sin tiempo para morir' en el Royal Albert Hall de Londres el pasado 28 de septiembre.
El príncipe Carlos de Inglaterra saluda a Ana de Armas en el estreno mundial de 'Sin tiempo para morir' en el Royal Albert Hall de Londres el pasado 28 de septiembre.Tim P. Whitby (Getty Images for EON Productions)

La carrera de la actriz no entró en crisis, pero sí en hibernación. Blonde, una pelicula biográfica de Marilyn Monroe basada en la novela de Joyce Carol Oates, se estrenará en 2022. Y Deep Water, la adaptación de Patricia Highsmith con la que Adrian Lyne (Atracción fatal) regresa al cine tras dos décadas, se deslizó en el calendario de noviembre de 2020 a enero de 2022.

En lo personal la cosa fue distinta. Durante los primeros meses de la pandemia, internet despertaba cada mañana con nuevas fotos de la actriz paseando al perro con Ben Affleck, a quien había conocido en el rodaje de Deep Water, agarrados de la mano y con mascarillas (aunque él conseguía fumar a través de la suya) y con quien había iniciado una relación. El clímax de este romance fueron unas fotos de los hijos del actor jugando en el jardín con un cartón de Ana de Armas a tamaño natural.

Newsletter

Recibe el boletín de ICON
Apúntate

Un año después, una ya exhausta humanidad se despertó con las fotos de un señor muy parecido a Casey Affleck (él negó serlo) tirando a la basura el cartón. Allí seguía Ana, sonriente y despreocupada, pero ahora en el contenedor de la estrella (que estaba a punto de volver con su exnovia Jennifer Lopez). Affleck, como tantos otros seres humanos durante 2020, abandonaba el barco del presente para dejarse mecer por las apacibles aguas del pasado.

Las buenas noticias para Ana de Armas es que su futuro, a diferencia del de la mayoría de la gente, sigue intacto. El exitoso estreno de Sin tiempo para morir el pasado viernes reanudó oficialmente la vida donde la dejamos hace dos primaveras. Eso significa que la “Operación Ana de Armas” se reactiva. Y viene con más tanques, porque ella no solo dedicó el parón a ser la novia de Ben Affleck: ha sido nombrada embajadora global de Estée Lauder; ha ejercido como portavoz del Natural Diamond Council abogando por la integridad en la industria del diamante, y ha rodado The Gray Man, la película más cara de Netflix. Dirigen los hermanos Russo (Vengadores: Endgame) y salen dos viejos conocidos de De Armas: Ryan Gosling (con quien trabajó en Blade Runner 2049) y Chris Evans (con quién coincidió en Puñales por la espalda). Esta no la retrasa ni Dios, porque probablemente él también estará deseando verla.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción