Fachada de la sede del Tribunal Supremo, en Madrid.
opinión

Yo el Supremo

En España las lenguas y sus culturas no importan. Pero no deja de sorprender la falta de reacción ante un capítulo más de vergüenza cultural en el inicio de la “reconstrucción” de lo destruido en esta pandemia-espejo

newsletter

Recibe la mejor información en tu bandeja de entrada