Con los carretones a cuestas

Con los carretones a cuestas. A los comerciantes de los encantes de Sant Antoni y a los libreros les gustaría poder sentarse a una mesa con los responsables del Instituto de Mercados para negociar tanto el traslado al mercado nuevo como el interregno de las obras. De ello depende, en buena medida, la continuidad de los negocios. No pocos están regentados por personas al borde de la jubilación y, en consecuencia, parece poco probable que se embarquen en una inversión de futuro.