_
_
_
_

Ensalada Marcelo

Una versión algo más elaborada –gracias al proceso de encurtido del apio, que puede hacerlo más atractivo para los apiofóbicos– de una ensalada simple, satisfactoria y muy fresca.

Hasta siempre, Carlos, ¡esta siempre será tu casa!
Hasta siempre, Carlos, ¡esta siempre será tu casa!CARLOS ROMÁN

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Un día que serví esta ensalada (que yo creía del país de Mafalda, porque la comía de pequeño en un restaurante argentino), alguien que no recuerdo me dijo que había probado algo parecido en vete a saber qué pueblecito italiano, lo cual me llamó mucho la atención. Sin embargo, si te paras a pararlo, tiene sentido, porque allí cambiarían el roquefort que le pongo yo por un buen gorgonzola. Ni tan mal.

Normalmente, tiraría por una opción más ortodoxa y cortaría la manzana y el apio, y los aliñaría. Sin embargo, en esta ocasión se me ocurrió encurtir el apio para ver qué tal quedaba y, sorpresa, ni tan mal. A mucha gente le repele el apio crudo –aunque a mí me pone como una moto–, pero con un poco de vinagre, algo de azúcar y unas cuantas horas, se pueden obrar milagros.

Normalmente, decía, tiraría por una opción más ortodoxa, pero en esta ocasión he decidido no hacerlo porque esta es mi última receta en El Comidista, así que tenía que hacerla especial. Si te vas, hazlo con una ensalada Marcelo.

Dificultad: Para morirse del miedo al entrar en la cocina y no volver a coger un cuchillo. En serio, es misión imposible.

Ingredientes

Para 4 personas

  • 2 manzanas granny smith
  • 2 ramas de apio
  • 60 g de queso roquefort o gorgonzola
  • 1 puñado de nueces peladas
  • 150 ml de vinagre de manzana
  • 3 cucharadas de azúcar moreno
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta

Instrucciones

1.
Retirar las fibras de las ramas de apio con ayuda de un cuchillo y cortarlos en trozos de unos dos dedos de largo.
2.
Disolver el azúcar en el vinagre y usar esta mezcla para marinar los trozos de apio durante, al menos, un par de horas.
3.
Cortar las manzanas por la mitad, retirar el centro y formar dos bases. Servir por encima el apio encurtido, las nueces y el roquefort. Rematar con una ramita tierna de apio y un poco de aceite de oliva virgen extra.

¿Has tenido problemas preparando esta receta o cualquier otra de El Comidista? Escribe a la Defensora del Cocinero: defensoracomidista@gmail.com

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_