_
_
_
_

Cuatro maneras de tunear cerveza

Ideas para darle una vuelta dulce, salada, picante o ácida a la bebida con alcohol que más apetece en verano, y sugerencias para acompañarla y no beber con el estómago vacío.

La cerveza tuneada con más umami del mundo.
La cerveza tuneada con más umami del mundo.Mònica Escudero

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Posiblemente la cerveza sea tan adecuada para el verano como las bicicletas de la obra de Fernán Gómez. Su frescura, su ligereza, el ligero achispamiento que provoca, lo bien que se lleva con la comida y el hecho de que las terrazas sean su hábitat natural la convierten en el brebaje –poco– alcohólico oficial durante los meses de calorazo.

Aunque el mundo de las cervezas artesanas ofrece posibilidades de matices, intensidades y sabores casi infinitas, a veces la realidad se parece más a un supermercado de barrio que a Biercab, y no siempre tenemos todas esas maravillas al alcance de la mano. Y sí, una caña de –insertad aquí el nombre de la cerveza que más se lleve en vuestra zona– bien tirada con 40 grados a la sombra es más seductora que unas vacaciones en Cancún. Pero a veces apetece variar, jugar a los cocteleros –sin necesidad de tener el botellamen del Dry Martini–, o darle un toque diferente a una cerveza para dejar con el culo torcido a los invitados de un aperitivo, comida o cena.

Por eso he decidido compartir con vosotros cuatro de mis tuneos cerveceros favoritos, aún a riesgo de someterme a las iras de los puristas de la materia, que a veces los lúpulos tiran incluso más que el salmorejo y si con las cosas de comer no se juega, con las de beber mejor ni hablamos. Para asegurarme de que Byggvir no está en desacuerdo con mi idea –y no me va a castigar haciendo que en adelante toda la cerveza que tome me sepa a Budweiser caliente–, decidí consultar el tema con algunos de sus representantes en la tierra. Concretamente Roger Cisa y Dani Ruiz de Brew Home (y también Oh My Beer y CerveTV respectivamente), que me han tranquilizado diciéndome que variedades como “pils, cerveza de trigo, pale ale o lambic” pueden dar pie al juego de sabores, mientras que “mezclar una barley wine sería una herejía, dada su complejidad”.

No solo deciden no lapidarme, sino que además se animan a proponer sus propios tuneos. Empiezan recomendando mezclar “30 ml de ginebra, 60 de zumo de lima, 150 cerveza pils y menta a tu gusto” (primero el licor y el zumo en coctelera con hielo, poner el contenido en una copa tulipán, verter con cuidado la cerveza y decorar con menta). También les pone el “conocido como ‘Bloody Belgian’, que mezcla cerveza kriek lambic de cereza con whisky, vermut negro y zumo de naranja y lima” (podéis seguir esta receta y añadirle 30 ml de zumo de lima). Todo esto acompañado de “anchoas, aceitunas, berberechos, encurtidos y quisquillas” para que no se suba a la cabecha.

Chipotle michelada

Ingredientes

Para una bebida

Preparación

  1. Escarchar un vaso highball grande mojando el borde en limón y pasándolo por un plato con una mezcla de sal y chile. 
  2. Poner en él tres hielos, el zumo de tomate o Clamato, las salsas y el zumo de lima. 
  3. Remover bien, decorar con un chile escabechado –si se quiere–, verter la cerveza muy fría, remover con cuidado y tomar inmediatamente.
  4. Para acompañar: Un festival de cochinita pibil, unas alubias estofadas con carne o un pollo con salsa de tomatillo verde, aunque hay quien considera que la michelada ya cuenta como comida.

Beermosa de maracuyá

Ingredientes

Para una bebida

Preparación

  1. En una coctelera con hielo, agitar durante 30 segundos el zumo de naranja con abundante hielo. 
  2. Colar sobre un vaso alto, verter en él la cerveza muy fría y depositar el contenido del maracuya, removiendo muy levemente con una cucharilla.
  3. Para acompañar: Un gazpacho de mango con gambas picantes, una sopa fría de tomate y cerezas o un salmorejo de maíz con ahumados resaltarán con esta bebida exótica y frutal.

Black Velvet

Ingredientes

Para una bebida

Preparación

  1. Servir la cerveza muy fría en una copa de champán tipo flauta. 
  2. Una vez repose la capa de espuma, servir el cava también helado.
  3. Para acompañar: Sin duda, chocolate. Unas trufas de cacao y aceite de oliva, una cuajada de chocolate picante o una marquise serán los mejores aliados de esta peculiar combinación de sabores.

Ginger Sour

Ingredientes

Para una bebida

Preparación

  1. En un mortero o vaso ancho, majar el jengibre y la menta. 
  2. Poner en el mismo recipiente el zumo de pomelo, majar un poco más y remover. 
  3. Poner la mezcla en una coctelera con abundante hielo y remover durante 30 segundos. 
  4. Colar el zumo aromatizado sobre un vaso collins de buen tamaño. 
  5. Verter la cerveza con cuidado y decorar con una cuña de pomelo y una ramita de menta.
  6. Para acompañar: Sin duda, cebiche. De lubina, pulpo y aguacate, de gambas con manzana y plátano o de emperador con wasabi. Alegría para el paladar por partida doble.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_