_
_
_
_
Recetas

Quesadillas de legumbres variadas

Iniciarse en el universo de la cocina mexicana con estas quesadillas es tan sencillo como efectivo. Además son baratas, están muy ricas y no llevan animalitos entre sus ingredientes (aunque puedes añadírselos).

Las quesadillas no dan pesadillas.
Las quesadillas no dan pesadillas.Carlos Román

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Para volvernos locos, experimentar a partir del gusto de cada uno y meter lo que nos venga en gana, ya sea un queso diferente, rajas de chile en escabeche o un poco de chorizo pasado por la sartén. Para empezar a pillarle el gusto al cilantro, que despierta odios y pasiones con el mismo ímpetu. O, por qué no, para meterse en la cocina con amigos michelada en mano.

Lo bueno de hacer quesadillas de frijoles es que puedes aprovechar cualquier otra legumbre. También son perfectas para reciclar el plato de ídem que sobró y que empieza a eternizarse en la nevera. Sea como sea, hay tantas variaciones como personas —y perversiones— hay por el mundo. Además, se hacen en dos patadas y siempre, absolutamente siempre quedan buenas.

Dificultad: Aprobado para todos los públicos.

Ingredientes

Para 4 personas

Para los frijoles

  • 180 g de queso de fundir (mozzarella escurrida, tetilla, etc.)
  • 400 g de judías pintas del día anterior sin caldo

Para los garbanzos

  • 400 g de garbanzos
  • 2-3 cucharadas de caldo de verduras
  • 1 C de comino en grano

Para la salsa 'pico de gallo'

  • 2 tomates
  • 1 cebolla pequeña
  • 1/2 chile verde
  • Zumo de 2 limas
  • Unas hojas de cilantro (opcional)

Además

  • 8 tortillas de trigo
  • 100 g de queso de cabra
  • 100 g de queso fundente (tipo havarti)

Instrucciones

1.
En una cacerola, calentar un par de cucharadas de aceite y añadir las judías pintas. Marearlas 5 minutos a fuego medio y triturar. Saltear también los garbanzos a fuego vivo hasta que estén bien dorados y empiecen a chisporrotear. Apagar el fuego, añadir el caldo y el comino majado en el mortero, y triturar.
2.
Para la salsa, picar en trozos pequeños el tomate, la cebolla y el chile (este último sin semillas). Mezclar en un bol, añadir el zumo de 2 limas, sal al gusto y, si se quiere, un poco de cilantro picado.
3.
Esparcir 2-3 cucharadas soperas de frijoles o garbanzos en cada tortilla, añadir un poco de queso –el de cabra con los frijoles, havarti con los garbanzos– y dorar por ambos lados en una sartén a fuego medio. Servir inmediatamente acompañado de la salsa pico de gallo.

¿Has intentado hacer esta receta u otras de El Comidista, y no te han salido bien? Quéjate a la Defensora del Cocinero enviando un mail a defensoracomidista@gmail.com

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_