El alto cargo en el origen del contrato al amigo de los Ayuso: “Yo no tenía ni idea”

Manuel de la Puente, que inició el expediente de la adjudicación a Priviet Sportive, asegura que desvió todas las ofertas de venta a otros funcionarios de la Consejería de Sanidad

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el martes en la presentación en la sede de su Gobierno de un plan con ayudas a universitarios.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el martes en la presentación en la sede de su Gobierno de un plan con ayudas a universitarios.Eduardo Parra (Europa Press)

Manuel de la Puente, el alto cargo madrileño que en lo peor de la pandemia inició el expediente para comprar mascarillas del amigo de los hermanos Ayuso, asegura que él no tenía nada que ver con la selección de las empresas contratadas por la Comunidad de Madrid. Su firma digital aparece en los dos primeros documentos del dosier de Priviet Sportive SL, empresa del textil sin experiencia previa conocida en suministros sanitarios a la administración, cuya contratación está siendo investigada por la Fiscalía Anticorrupción.

Pero, según asegura De la Puente a este periódico, él desconocía que el contrato estaba vinculado a Tomás Díaz Ayuso, el hermano de la presidenta, lo que podría suponer un delito de tráfico de influencias. Dice que pasó marzo y abril de 2020 al pie del cañón, recibiendo las mercancías que llegaban de China en el aeropuerto de Barajas y distribuyéndolas por el sistema sanitario madrileño y, según su versión, todas las propuestas de venta las redireccionaba a otros funcionarios de la Consejería de Sanidad: “Me llamaban y yo les decía: ‘Pase usted la solicitud de venta a la dirección general económica-financiera’. Yo no los contrataba. Yo no tenía ni idea”, responde por teléfono a EL PAÍS De la Puente, que dejó el cargo en septiembre de 2020 alegando motivos de salud. “Luego me enteré de todo, de las empresas que eran contratadas y no tenían nada que ver con el mundo sanitario. Pero esos días bastante tenía yo con recibir el material y distribuirlo”.

A pesar de esa ocupación, Manuel de la Puente firmaba digitalmente los documentos que le pasaban los compañeros de su Consejería. Estampó su rúbrica el 1 de abril de 2020 en los dos documentos en el origen de la compra de las 250.000 mascarillas por 1,5 millones de euros: la memoria justificativa para la adquisición centralizada de material de protección, mascarillas para el pabellón 10 del Ifema del Servicio Madrileño de Salud y un anexo adjunto donde se da conformidad a la “oferta” presentada por la empresa, aunque la fecha en que se produjo este ofrecimiento no aparece en el expediente facilitado a los medios y a la Fiscalía por el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Una persona cercana a De la Puente, que lo trató en ese período de la pandemia, confirma que pasó esos días sobre el terreno, distribuyendo mercancías. La dirección general económica-financiera de la Consejería de Sanidad estaba comandada por Rafael Antonio Barberá de la Torre, que abandonó el cargo en septiembre del año pasado.

Si no puede ver el documento, descárguelo aquí.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El nacimiento del contrato —¿quién hizo la oferta?— es fundamental para conocer si se produjeron algunos delitos sobre los que existen indicios. El de tráfico de influencias es un delito que puede ser cometido tanto por el funcionario como por un particular.

La Fiscalía abrió este martes su investigación tras las denuncias presentadas por los tres grupos de la oposición de izquierdas regional, Más Madrid, PSOE y Unidas Podemos. La Fiscalía ha descartado enviar el caso a la Fiscalía del Tribunal Supremo, donde Ayuso está aforada, al no ver indicios suficientes contra la presidenta madrileña en los hechos conocidos hasta ahora. “Estas hipótesis se sustentan en una secuencia de hechos que, en estos momentos, no permiten acordar la remisión a la Fiscalía del Tribunal Supremo, pues no constituyen ‘indicios razonablemente verosímiles de la realización del hecho investigado, de su carácter delictivo y de la responsabilidad en el mismo de la persona aforada’”, dice en su decreto de apertura de diligencias el fiscal jefe anticorrupción, Alejandro Luzón.

De la Puente admite que conoce a Tomás Díaz Ayuso desde hace unos cinco años. Se lo presentaron en el Hospital de la Fuenfría, en la sierra de Guadarrama de Madrid, cuando De la Puente era gerente de ese centro público y el familiar de la hoy presidenta era un comercial sanitario que llevaba bajo el brazo un catálogo de productores a los que representaba. Cuando más tarde la hermana del agente de ventas llegó a presidenta, él no cesó con su actividad a pesar de que surgió un conflicto de interés.

¿Tiene más información? Escriba al autor del artículo a fpeinado@elpais.es

Suscríbete aquí a nuestra newsletter diaria sobre Madrid.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Fernando Peinado

Es reportero de la sección de Madrid desde 2018. Antes pasó ocho años en Estados Unidos donde trabajó para Univision, BBC, AP y The Miami Herald. Es autor de Trumpistas (Editorial Fuera de Ruta).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS