Oído cocina

Dónde comer ramen en Madrid

Unos tardan días en elaborar el caldo, otros se han especializado en su sabor picante e incluso hay uno de cocido. Estos son algunos de los lugares donde se toma el mejor ramen y la mayoría envía a domicilio

Ramen tonkotsu y salsa de soja en Ran Ran Tei
Ramen tonkotsu y salsa de soja en Ran Ran TeiA.Á

El ramen es la sopa de fideos que los emigrantes chinos llevaron a Japón y adaptaron a los gustos nipones. En la taberna japo castiza Killer Sobo (calle de la Redondilla, 7) han dado un paso más y la han ajustado al paladar madrileño. En octubre de 2019, un grupo de amigos amantes de la gastronomía abrieron este local y el boca oreja provocó llenos cada semana. Dentro de su propuesta culinaria de fusión, la estrella es su ramen de cocido de la Yaya. Lo elaboran a partir de la receta de la abuela de uno de los socios, después le añaden tare de miso, una mezcla de ingredientes que se utiliza para potenciar el sabor, y lo presentan en un bol con los elementos del cocido (garbanzos, morcillo, etc) y los noodles. Su precio es de 10,50 euros, tienen take away y pronto comenzarán con el delivery. Debido a la situación actual abren solo de viernes a domingo. Y para completar la experiencia es recomendable pedir su bao de calamares crujientes por cinco euros.

Otro viaje es probar la sopa de Ran Ran Tei (Orense, 26). Escondido detrás de la calle Orense, este restaurante es uno de los favoritos de la comunidad japonesa en Madrid desde que Uchida, su propietario, comenzara a proveer de ramen a las familias del Colegio Japonés hace 15 años. Abre solo a mediodía porque por las tardes prepara el caldo y no lo sirve hasta que completa su cocción a fuego lento durante 48 horas. Y también hace sus propios fideos allí mismo. Tiene un menú por 15 euros que, entre semana, degusta la clientela de las oficinas cercanas y una carta con cuatro tipos de caldo Tonkosu (de cerdo). El favorito del cocinero es el de curry con alga wakame, maíz, brotes de soja y carne de cerdo, pero también hace uno de sésamo y sal, otro de salsa de soja y el de miso. El precio del ramen de tamaño normal es de 9,50 euros, el grande de 13,50 euros y además de tomarlo en el local se puede pedir en Glovo.

Los pioneros. La taberna japonesa Hattori Hanzō (Mesoneros Romanos, 17), fue uno de los primeros lugares en Madrid en ofrecer ramen casero. Lo hizo en julio de 2014 y lo continúa sirviendo en su local y a domicilio. A finales de ese mismo año abrió Chuka Ramen (Echegaray, 9) y los que acuden a este establecimiento desde entonces también se dejan seducir por sus gyozas, baos, algunos platos de temporada o el mochi donut de postre. Ofrecen tres tipos de ramen con caldo y ahora también envían a domicilio a través de la aplicación Goxo. Su Tonkotsu (16 euros) es una sopa espesa acompañada de fideos, panceta marinada, setas de oreja de madera, jengibre encurtido, col china, aceite de sésamo negro y huevo. Y el ramen Miso Tostado (16 euros) lo elaboran como una cremosa sopa de alga de kombu y miso tostado con fideos, bambú asado, setas smeji, rábano japonés, huevo y tres pequeñas pelotas de alubias rojas, miso y avena.

Cuando en un viaje a París, el chef Keigo Onoda descubrió el éxito del ramen fuera de Japón decidió montar Ramen Kagura, un local de comida rápida especializado en este plato junto a la madrileña Plaza Mayor. Desde 2014 la fila de clientes esperando en su puerta se convirtió en parte del paisaje de la calle Fuentes y abrió sucursales en Getafe, Boadilla del Monte y en los barrios de Chueca y Palos de la Frontera. Cuenta con un obrador donde todos los días cocinan el caldo, elaboran los fideos, el resto de ingredientes y proveen a restaurantes de la competencia. En Ramen Kagura se puede elegir entre tres tipos de caldo Tonkotsu: de soja, miso y shio (sal marina) a partir de 6,40 euros. Y otros de temporada como el picante Tantanmen con carne picada y pak choi por 9,60 euros.

De mercado. “Lamian es el ramen típico del norte de china”, explica el cocinero Pinhao Wang. De ahí el nombre de Lamian by Soy Kitchen (Plaza de los Mostenses, 4), la taberna ubicada frente al mercado de los Mostenses y primera casa del chef Julio Zhang antes de abrir Soy Kitchen en la calle Zurbano. En su carta permanecen algunos clásicos como el Jackie Chan no es Bruce Lee, un estupendo ramen de rabo de toro en su caldo con pimienta de Sichuan que los amantes de los sabores picantes celebran. Cuesta 14,95 euros y también lo envían a domicilio a través de su web. Fuera de carta suelen ofrecer el ramen de miso, que también merece la pena. Por otro lado, Yokaloka (Santa Isabel, 5) continúa siendo otro de los mejores lugares de Madrid donde pedir ramen. Su puesto en el mercado de Antón Martín siempre está animado y han creado un kit de ramen para enviar a domicilio y terminar de prepararlo en casa. Se adquiere en su web y llega por separado el caldo de cerdo que han cocinado previamente a fuego lento durante doce horas, los fideos, la salsa, la guarnición y un papel con las instrucciones a seguir. Se puede pedir extra de picante y huevo. El de cerdo cuesta 15 euros, también hay uno de bonito y alga kombu por 12,50 euros y otro vegano sin caldo por 11,50 euros al que se le puede añadir tallarines sin gluten por 2 euros más. El pedido mínimo en la web es de 25 euros.


Más información

Lo más visto en...

Top 50