La crisis del coronavirus

Especialistas del 12 de Octubre denuncian que el 80% de los contratos covid son a médicos que ya trabajaban en él

Los facultativos vuelven a enviar una carta a la gerencia en la que denuncian la precariedad y temporalidad que sufren, esta vez con copia a Escudero y a Ayuso

Trabajadores del 12 de Octubre durante una manifestación a las puertas del centro el pasado mayo.
Trabajadores del 12 de Octubre durante una manifestación a las puertas del centro el pasado mayo.Daniel Gonzalez / GTRES

A punto de entrar en la nueva normalidad en Madrid, cuando la presión hospitalaria había bajado y la situación parecía encaminarse hacia una curva de contagios casi inexistente, 100 médicos del hospital 12 de Octubre decidieron que era el momento de pedir a la gerencia que se sentara con ellos para hablar de las condiciones laborales en las que trabajan. Era 20 de junio cuando enviaron una carta explicando su situación —"una situación que conocen de sobra", dicen— a la gerencia del centro. Una situación que se resumen en precariedad y temporalidad desde hace años.

De 19 especialidades médico-quirúrgicas de las que han recogido información [hasta 27 trabajan en ese centro], “más del 20% de los contratos son eventuales, porcentaje que asciende al 50% de vinculación temporal si incluimos las interinidades y otro tipo de contrataciones como sustituciones, pactos de gestión, o intensificaciones)...”. Y aseguran que “hasta el 80% de lo que ahora llaman contratos covid pertenecen a médicos que ya estaban trabajando previamente en el hospital, con otro tipo de contratos precarios y con otras funciones asistenciales, y no suponen un incremento real de la plantilla”.

Cuatro meses después de aquella carta, siguen sin respuesta de la gerente, Carmen Martínez de Pancorbo, y han decidido volver a enviarla. Esta vez con copia a Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad, e Isabel Díaz Ayuso, presidenta de Madrid. Creen que es “una falta de respeto” hacia su trabajo la ausencia total de respuesta, más aún en el contexto actual: en medio de la segunda ola, con unos hospitales haciendo malabares para poder atender a los pacientes de coronavirus sin dejar la atención del resto de enfermos de otras patologías, como ocurrió en la primera ola, cuando el virus obligó a aplazar más de 50.000 operaciones y casi un millón de consultas en los hospitales madrileños solo entre marzo y abril.

La dirección del 12 de Octubre afirma a este diario haber contratado “casi 1.000 profesionales desde que comenzó la pandemia, incluyéndose entre ellos a 115 médicos de diferentes especialidades”. Y explica que “debe tenerse en cuenta que esta contratación se inició en la fase más aguda de la infección por COVID-19 y se propuso en primer término a todos los profesionales que ya estaban trabajando en el Hospital, mejorando sus condiciones laborales”. Reconocen que “muchos de estos profesionales ya estaban vinculados al 12 de Octubre para diferentes fines, entre otros, la sustitución de médicos que realizan tareas de investigación en un tiempo que restan de sus labores asistenciales, guardias, excedencias, reducciones de jornada osituaciones de incapacidad laboral transitoria”.

De 19 especialidades médico-quirúrgicas de las que han recogido información más del 20% de los contratos son eventuales, el 50% de vinculación temporal si se incluyen interinidades y otro tipo de contrataciones

La mayoría de los profesionales con contratos eventuales los concatenan desde hace años, con duraciones variables pero que, en muchas ocasiones, no superan los tres meses. Además no existe ningún tipo de previsión de renovación, en muchos casos no se informa hasta el mismo día de finalización del contrato de si se renovará o no, por cuanto tiempo o en qué condiciones”, explican en la carta. Los perjuicios de esta situación tienen para ellos dos vertientes, la profesional y la personal. Por un lado, las dificultades organizativas por “la constante incertidumbre sobre la continuidad en las labores específicas de cada facultativo repercuten en último término de forma negativa en la calidad asistencial ofrecida”. Y por otro lado, “obstaculizan el desarrollo profesional y vital, rozando en ocasiones la vulnerabilidad de los derechos laborales”.

La ley —Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del estatuto marco del personal estatutario de los servicios de salud— es clara a este respecto: “Si se realizaran más de dos nombramientos para la prestación de los mismos servicios por un período acumulado de 12 o más meses en un período de dos años, procederá el estudio de las causas que lo motivaron, para valorar, en su caso, si procede la creación de una plaza estructural en la plantilla del centro”. Eso no ocurre en el 12 de Octubre ni en la mayoría de los centros públicos de Madrid. Varios médicos de distintos centros madrileños (entre ellos el de Getafe, La Paz, el Infanta Sofía o el de Fuenlabrada) aseguran llevar “años encadenando contratos que a veces ni siquiera se corresponden con el trabajo que se realiza".

El centenar de especialistas del 12 de Octubre asegura que a pesar de la vinculación laboral “precaria y frágil” y muchas veces “durante años consecutivos”, su compromiso “es pleno y sin fisuras: dedican su tiempo y esfuerzo a la labor asistencial más allá de lo reconocido en el contrato laboral, generan conocimiento mediante su participación en proyectos de investigación y son una pieza fundamental en la formación de residentes”. Están convencidos de que, siendo el centro consciente de esto, también lo es de que los facultativos no abandonarán a sus pacientes y “tiran de la vocación”, dice uno de esos sanitarios.

Los más de 10.100 contratos de refuerzo

Cuando comenzó la pandemia, se abrió la contratación por vía urgente de especialistas y distintos profesionales sanitarios para hacer frente a la expansión del virus. El Gobierno de Ayuso asegura que han sido más de 10.100 los nuevos empleados que tiene que ya el sistema público madrileño. No es lo que reflejan los datos oficiales de la Consejería de Sanidad, que pasa de tener una plantilla de 73.815 personas en febrero a 81.684 en septiembre: 4.185 más empleados con formación universitaria, 3.037 más con formación profesional, 651 más de gestión y servicios y cuatro menos en la categoría “personal directivo”.

Y estos médicos aseguran que ocho de cada diez de ese refuerzo en el 12 de Octubre “estaban trabajando en el centro bajo otros regímenes laborales más precarios” y que firmar el contrato “de refuerzo covid” sirvió para “mejorar algo las condiciones”, pero, insisten, “no son nuevo personal”.

Más allá del coronavirus, todos los años existen periodos de sobrecarga en los hospitales: Semana Santa, verano o durante la temporada de gripe. En esos momentos, es “habitual”, dicen, que se refuerce con “contratos temporales recurrentes, contratos de guardias, intensificaciones e incluso becas de investigación”. Y añaden: “Pero hasta en una supuesta situación ordinaria fuera de estos períodos, con excesiva frecuencia se cubren agujeros estructurales con estos contratos. En números absolutos estos facultativos ascienden a más de 100 en nuestro centro”. Contratos temporales para necesidades estructurales que reflejan “que las plantillas de numerosos servicios del hospital están visiblemente infradotadas”.

Piden que aquellos contratos que acaban el 31 de diciembre, vinculados a la atención de la covid, se renueven por al menos un año más. Algo que la dirección del centro asegura que “se encuentra en este momento en estudio y en periodo de negociación con las centrales sindicales presentes en la Mesa Sectorial de Sanidad”.

Los facultativos también quieren que autoricen antes de que acabe el año “el nombramiento de las plazas de interinidad correspondientes al número de contratos eventuales renovados el 31 de diciembre del 2020, dado que se demuestra que estos contratos eventuales no obedecen a una situación de carácter de necesidad, de urgencia o para el desarrollo de programas de carácter temporal, coyuntural o extraordinario, como dice la ley, sino que se están concatenando durante años y obedecen a una necesidad asistencial real y continúa, y no temporal. Por último, piden “responsabilidad y respeto” tanto para ellos como para el propio funcionamiento del hospital, en algo “tan sencillo” como es “conocer con al menos un mes de antelación las condiciones de renovación de los contratos eventuales”.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50