La crisis del coronavirus

Cerradas 1.740 aulas en Madrid y 30.000 alumnos confinados por covid

El consejero de Educación hace un balance “muy positivo” del arranque del curso escolar

El consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio, durante su visita al colegio Francisco de Orellana de Arroyomolinos, el 8 de septiembre.
El consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio, durante su visita al colegio Francisco de Orellana de Arroyomolinos, el 8 de septiembre.Joaquin Corchero / Europa Press

El consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio, se ha mostrado este lunes satisfecho con la marcha del curso, de cuyo arranque ha hecho un balance “muy positivo dentro de la lógica preocupación por la pandemia". Según Ossorio, la incidencia del virus en los centros educativos es mínima y prueba de ello, ha dicho, es que “solo hay tres escuelas infantiles cerradas en Madrid capital”. También ha cifrado en 1.740 las aulas clausuradas y en “unos 30.000” los alumnos confinados. La semana pasada la Consejería de Sanidad no actualizó los datos y los últimos databan del 23 de septiembre. Entonces, había una escuela infantil cerrada y 832 clases en cuarentena, con 13.856 alumnos aislados. Se informó también de 12 brotes, un tercio del total, lo que convertía a las aulas en el principal foco de brotes de la comunidad, seguido de las residencias de ancianos, con 11. En su comparecencia, organizada para presentar el Libro Blanco de la FP, Ossorio no ha informado de brotes. Preguntado por estas cifras, un portavoz de Sanidad ha aclarado que “son los últimos datos disponibles, pero faltan por actualizar y por cerrar datos de la semana pasada”.

“No está creciendo como crecía al principio de manera bastante destacada el número de aulas confinadas”, ha añadido Ossorio. El consejero de Educación ha hecho hincapié en que no hay ningún instituto cerrado, cuando el protocolo, tal y como está redactado, impide cerrar aulas en secundaria, al no ser considerados estos alumnos contactos estrechos, ya que no forman parte de un grupo estable de convivencia. Así, Ossorio ha subrayado que las cifras son bajas respecto al millón y medio de alumnos, al 60.000 aulas existentes y a los 3.000 centros educativos, cuando en realidad la incidencia debe medirse no respecto del total sino de los 720.000 alumnos del Infantil y Primaria y de sus 35.000 aulas en colegios públicos, privados y concertados, donde sí hay lo que Educación considera aulas burbuja y sí se clausuran aulas. En alumnos, la incidencia sería del 4,1% y en aulas, del 4,97%.

Las cifras que ha dado el consejero no tienen nada que ver con las que contabilizan los sindicatos. “Van por detrás de la realidad. Según los datos que recogemos a diario desde CC OO el impacto es de entorno al 5% de las aulas. Es una cifra dinámica y la consejería debería darla a diario. No han cumplido la promesa de Ayuso y han dejado de hacer PCR a los asintomáticos”, explica Isabel Galvín, portavoz de Educación en Madrid. “No han reforzado el apoyo sanitario a los centros y siguen con dificultades para ser apoyados y atendidos como necesitan por parte de Salud Pública. Tampoco han llegado a los centros las enfermeras anunciadas. Han contratado a tres de 150 prometidas y tampoco las mascarillas que se anunciaron y los materiales de protección han llegado. Los centros se han autoorganizado para proteger a sus comunidades educativas”, ha lamentado Galvín.

Sin embargo, Ossorio ha hecho un balance positivo. “En el contexto de la pandemia no puedes decir que algo vaya muy bien, pero en Madrid el inicio de curso ha sido de una enorme ambición, hemos bajado la ratio a una media de 18 alumnos en Infantil y Primaria y de 20 en primero y segundo de la ESO, lo que es una hazaña, y hemos buscado 7.500 nuevas aulas y contratado a 10.600 docentes”, ha sacado pecho el consejero, que ha confesado que fue “sinceramente complicadísimo”. Ossorio, que ha agradecido “el trabajo extraordinario” de los directores de los centros, también ha destacado la realización de “100.000 test” a los docentes. “Hubo colas el primer día, sí, pero es que hay nueve comunidades que no han hecho test, esas no han tenido colas”, ha criticado el consejero madrileño. “Para lo ambiciosos que fuimos para garantizar la mejor seguridad sanitaria en los centros, prácticamente no ha habido incidencias, poquísimas”, ha reiterado.

El consejero no ha respondido a la pregunta de cuántos profesores están de baja por covid, al igual que tampoco lo hace Sanidad, y ha negado que no se estén cubriendo sus ausencias, en contra de lo que denuncian los sindicatos. “Este mes de septiembre hemos cubierto 3.500 bajas, sustituciones de docentes. No solo hemos contratado 10.600 docentes nuevos, sino que además hemos cubierto las sustituciones que se producían como consecuencia de bajas laborales originadas por el covid o por otras enfermedades”, ha señalado, sin detallar cuántas de ellas son por el virus. También se contradice con los datos aportados por los sindicatos. Según Galvín, faltan 537 profesores de los 7.398 prometidos para los centros públicos. “Y falta incrementar plantillas de perfiles Educativos que trabajan en los centros. Y no se están cubriendo las bajas. Faltan entre cuatro y seis profesores por centro”.

Sobre la denuncia administrativa presentada por la FAPA Francisco Giner de los Ríos por la ineficacia del protocolo de la administración regional, el consejero ha admitido que hay “retraso” en atender las consultas de los centros. “A la vista de las quejas recibidas", Educación, Sanidad y Presidencia han trabajado en “un sistema con más personas para atender a los coordinadores covid mediante un número exclusivo y un correo electrónico" y se ha separado de la atención a las familias, para las que se ha habilitado otro teléfono.

A la pregunta de cuántos institutos están logrando impartir enseñanza online, ya que los directores afirman que menos de un 90% puede dar las clases en remoto por falta de medios, Ossorio ha respondido que “todos” los centros “la estarán dando” bajo su autonomía y ha recordado que Educación estableció como mínimo entre un tercio y un medio de presencial, y el resto online. Sobre la crítica de sindicatos, docentes y oposición al gasto 17 millones de euros en materiales digitales para Educamadrid, ha afirmado no entender dónde está el problema. “Cuando iniciamos el expediente de contratación, teníamos un escenario tres, dentro de los cuatro que planteamos en junio-julio, que era el escenario de un confinamiento como el de abril y mayo. Y si nos íbamos a un confinamiento era muy importante tener un currículo digital para ayudar a los docentes a que enseñen a los alumnos a distancia, donde tendrían no solo el libro sino también ese currículum. Es un instrumento de ayuda enorme”, ha detallado.

“Es un plan super ambicioso no solo para ahora, en pandemia, sino para siempre. Lo que sucedió en marzo ha hecho que apostemos por la digitalización de las aulas y que hayamos avanzado cinco años. No entiendo sus críticas salvo que se apunten a la tesis del ministerio de que hay que aprobar con suspensos”, ha argumentado el consejero. Los directores, en palabras de Esteban Álvarez, presidente de la asociación que los agrupa, consideran que es “un material innecesario y que nadie ha pedido”. Álvarez, que tildó la medida de “equivocada e incomprensible”, explicó a este diario que “a los profesores lo que les sobra son materiales, lo que necesitan son medios para trabajar con los alumnos a distancia”. Según Álvarez, se deberían haber priorizado las necesidades reales de los centros, que no tienen dinero “ni para el funcionamiento normal” de las clases.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Buscador: La nueva normalidad por municipios

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50