Cocheras de Cuatro Caminos

Las cocheras de Metro de Cuatro Caminos, a la espera de una nueva sentencia que las salve

El TSJM anula el fallo que daba la razón a la Comunidad de Madrid para no declararlas BIC y obliga a volver a examinar el caso

Las cocheras de Cuatro Caminos, en Madrid.
Las cocheras de Cuatro Caminos, en Madrid. Alvaro García

La justicia ha dado un balón de oxígeno a los defensores de las centenarias cocheras de Metro de Cuatro Caminos en su lucha contra el plan de derribarlas y levantar 450 viviendas en su lugar. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en un auto al que ha tenido acceso este periódico, ha estimado el recurso de casación presentado por Madrid, Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) y ha anulado la sentencia que concluía que no son Bien de Interés Cultural (BIC). El tribunal “retrotrae la causa al principio y obliga a dictar nueva sentencia sobre el caso”, explican fuentes jurídicas.

En enero de 2019, el TSJM desestimó el recurso presentado por MCyP contra la resolución de la Dirección General de Patrimonio Cultural de Madrid de no iniciar el expediente de declaración de BIC para las cocheras. "Queríamos protegerlas de una operación urbanística abusiva y presuntamente contraria a derecho”, explica la asociación, en referencia al plan del Ayuntamiento de la capital y de la Comunidad para un suelo al que previamente habían “casi duplicado su edificabilidad”.

Ahora, la Sección de Casación de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM, en un fallo “firme e irrecurrible” según destaca un portavoz de MCyP, anula y revoca el fallo de la Sección Octava de la misma sala de hace un año y medio, por haberse basado en “un precepto legal que fue expulsado del ordenamiento jurídico y declarado inconstitucional”. En 2014, el Constitucional anuló varios capítulos de la ley madrileña de Patrimonio, entre ellos que se pueda denegar la declaración de BIC a un inmueble “bajo la apreciación de que carece de valor excepcional”, justamente al que apelaba la Sección Octava. Así, el TSJM obliga a los jueces a dar nueva resolución al contencioso sobre si las cocheras deben ser o no BIC.

A juicio de la asociación, como “ya no se pueden agarrar a la excepcionalidad, sí concurren las circunstancias que estipula la ley para ser BIC o un escalón por debajo, bien de interés patrimonial”, porque es de uso ferroviario, anterior a 1936 y está en un municipio que no tiene actualizado su catálogo. “El juez reconoció que tenían mucho valor y hasta un perito de la parte contraria admitió en el juicio que eran relevantes”, subraya el portavoz, que añade que los jueces deben dictar la sentencia a partir de la instrucción. El fallo de este miércoles “no es el final, pero es un buen comienzo” para su causa, opinan.

Al margen de la disputa entre si son realmente excepcionales o solo relevantes, ¿qué las hace especiales? La asociación defiende que las cocheras, que llevan “un siglo de uso ininterrumpido”, son un “muy valiosas y tienen un gran potencial cultural para una capital europea como Madrid”. “Para empezar, son las primeras de España, para seguir, son únicas en su configuración ―su tejado, en lugar de ser a dos aguas como en el resto de los metros europeos, es modular de dientes de sierra― y conservan su entidad original y para terminar, ha sido un auténtico milagro que sigan en pie, porque todo el patrimonio industrial de Madrid, en manos privadas, ha desaparecido. Las cocheras constituyen la memoria de un siglo de cambios y de transformación urbana, la memoria laboral y tecnológica de Madrid y encima están en un barrio deprimido culturalmente”, explica el portavoz.

MCyP, que recuerda que Europa Nostra las incluyó entre los 15 monumentos esenciales para el patrimonio europeo en riesgo de destrucción, apela a las instituciones y a los políticos a recapacitar para que no sea necesario seguir con este litigio en los tribunales, que ya dura cuatro años. “Esperamos que sepan estar a la altura en este momento de Acuerdo para la Reconstrucción de Madrid y protejan las cocheras, obra del arquitecto Antonio Palacios”, concluye MCyP. El plan de los conservacionistas es convertirlas en un museo para acoger la colección de coches históricos de la compañía, “un arca de Noe en la que están todas las series de coches que han circulado por metro”. “Sería único en el mundo, con los coches en su taller y en sus depósitos originales, y conformaría un conjunto inigualable, el mejor museo del metro del planeta, junto con la estación fantasma de Chamberí y la nave de motores de Pacífico”, concluye el portavoz.


Más información

Lo más visto en...

Top 50