Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una asociación denuncia que el plan para Cuatro Caminos incumple la legalidad urbanística

Madrid, Ciudadanía y Patrimonio pide al Ayuntamiento que no apruebe el planeamiento el próximo miércoles

Las cocheras de Cuatro Caminos, primeras cocheras de metro de España.
Las cocheras de Cuatro Caminos, primeras cocheras de metro de España.

La asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio (MCyP) ha presentado una demanda judicial contra la modificación puntual del Plan General que permite la operación urbanística sobre las históricas cocheras del metro en Cuatro Caminos, que la Comunidad de Madrid vendió para construir en su lugar viviendas. Según esta asociación, el planeamiento incurre en "nulidad urbanística" por varios motivos, entre ellos exceso de altura, falta de motivación urbanística y desviación de poder. Por ello, solicitan al Consistorio que no aprueben definitivamente el plan el próximo miércoles, como está previsto, porque genera una situación de "inseguridad jurídica", y piden proteger las cocheras, obra del arquitecto Antonio Palacios.

La demanda, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, sostiene que la modificación puntual origen del plan, aprobada en junio de 2014, no entró en vigor en aquel año, sino en 2018, cuando se subsanaron los errores de las fichas urbanísticas. MCyP recurrió en 2018 esa modificación con un recurso contencioso administrativo que ya ha sido admitido a trámite y ahora presenta un escrito de demanda con varios puntos. El abogado que redacta el escrito es Jaime Doreste, quien ya consiguió la paralización de la moratoria de multas de Madrid Central con su recurso en nombre de Ecologistas en Acción.

Así, la demanda considera que hay varios motivos que constituyen nulidad de pleno derecho de la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana, por lo que "seguir tramitando el Plan Parcial genera una previsible situación de inseguridad jurídica, y su aprobación definitiva en Pleno podría derivar en consecuencias muy gravosas para el interés general, pues obligaría a tremendas indemnizaciones en caso de dictarse la nulidad". El Ayuntamiento tiene previsto realizar la aprobación definitiva del planeamiento en la comisión de Desarrollo Urbano del próximo miércoles y llevarlo después al pleno municipal de final de julio, último trámite antes de iniciar las obras.

El escrito señala que la operación procede de un convenio de planteamiento entre Metro de Madrid y el Ayuntamiento de la capital, "estando expresamente prohibidos dichos convenios por Ley (artículo 245 de la Ley del Suelo", lo que representaría una desviación de poder. Además, considera causa de nulidad el exceso de altura, la falta de motivación urbanística, la infracción de la legislación sobre contaminación acústica, la ausencia de alternativas obligatorias del desarrollo en términos ambientales, o la falta de un informe preceptivo en relación a los recursos hídricos.

La demanda apunta que también existe un motivo de nulidad por un error numérico, "que supone la alteración del equilibrio entre edificabilidad y dotaciones del ámbito, disminuyendo las cesiones", algo prohibido expresamente por la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid.

Por ello, Madrid, Ciudadanía y Patrimonio pide suspender la tramitación del Plan Parcial en las cocheras de Cuatro Camino hasta que se dicte la sentencia, ya que en el caso de obtener una sentencia favorable a la demanda, se reducirían en más de 30.500 metros cuadrados la  edificabilidad residencial en el conjunto, lo que haría inviable el proyecto actual. En este sentido, recuerda que ya ha ocurrido en casos similares, como en los planes urbanísticos de la operación-Mahou Calderón, el Palacio de Congresos, el Plan del Bernabéu o el del estadio Metropolitano, aprobados por la Administración y tumbados luego por los tribunales.

Metro de Madrid vendió los terrenos de las cocheras de Cuatro Caminos (de unos 34.000 metros cuadrados) en noviembre de 2014, cuando el Partido Popular tenía mayoría absoluta en los Gobiernos regional y municipal. Los adquirió la gestora de cooperativas Ibosa por 88 millones, con la intención de construir 443 viviendas, repartidas en una torre de 28 plantas y otros dos edificios de ocho plantas. Debían ceder además 16.026 metros cuadrados para zonas verdes. En 2015, Carmena (Ahora Madrid) paralizó el proyecto. Se inició entonces un embrollo que ha enfrentado desde entonces a Comunidad, Ayuntamiento, cooperativistas y defensores del patrimonio cultural, que defienden que hay que conservar las primeras cocheras de metro de España.

Hace unos meses, el equipo de Ahora Madrid se vio obligado a retirar el Plan Parcial por un defecto de forma, descubierto por Madrid, Ciudadanía y Patrimonio y otras organizaciones, que pusieron más de un millar de alegaciones contra el proyecto. Ahora, el plan está cerca de tener su aprobación definitiva por parte del Consistorio. Pero los tribunales tendrán, una vez más, la última palabra. 

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información