_
_
_
_

El juicio a Zaplana, suspendido por convalecencia de su abogado

La Audiencia de Valencia fija para el 21 de marzo el reinicio de las sesiones por los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, cohecho, organización criminal y blanqueo de capitales

El expresidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, a su llegada este jueves a la Ciudad de la Justicia de Valencia.
El expresidente de la Generalitat Valenciana, Eduardo Zaplana, a su llegada este jueves a la Ciudad de la Justicia de Valencia.Mònica Torres
María Fabra

El juicio al expresidente de la Generalitat Valenciana, exministro de Trabajo y dirigente del PP Eduardo Zaplana que tenía que comenzar este jueves en la Audiencia de Valencia ha sido aplazado por convalecencia de su abogado, que ha tenido que ser intervenido tras sufrir un infarto. La sala ha señalado para el 21 de marzo la fecha en la que se retomarán las sesiones que, en principio, se prolongarán durante unos cinco meses en los que se tratará de dirimir si se cometieron los presuntos delitos de prevaricación, falsedad documental, cohecho, organización criminal y blanqueo de capitales.

El llamado caso Erial surgió por el presunto cobro de comisiones ilegales tras la adjudicación de los parques de energía eólica y las estaciones de inspección técnica de vehículos (ITV). La Fiscalía pide penas que van desde los 5 a los 19 años de prisión que reclaman para el exministro de Aznar.

Además de Zaplana se sientan en el banquillo otras 14 personas, entre los que se encuentra su sucesor, el expresidente de la Generalitat Valenciana José Luis Olivas que, según la acusación, también se llevó mordidas de las concesionarias, el grupo empresarial de los hermanos Cotino. Por eso, y pese a que el tribunal conocía el estado de la defensa del exministro, el tribunal decidió mantener la cita de este jueves con el fin de que, con todos los letrados reunidos, se pudiera determinar una nueva fecha de inicio.

Eduardo Zaplana junto a su abogado, este jueves a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia.
Eduardo Zaplana junto a su abogado, este jueves a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia.Mònica Torres

Según la investigación, la trama creada para la recepción y blanqueo de las comisiones movió 20,6 millones de euros. En su informe, la Fiscalía señala que tras las adjudicaciones, el grupo de empresas de los Cotino vendió participaciones de las concesionarios que les reportaron 86,5 millones de euros “lo que justifica el alto importe de las comisiones”.

Una de las principales bazas de la acusación, representada por la Fiscalía Anticorrupción, es el testimonio de uno de los presuntos testaferros de Eduardo Zaplana, Fernando Belhot, el abogado uruguayo que se encargó de la “optimización fiscal” de los activos del entramado, según su propia declaración, y que, según dijo, siempre supo que el expresidente autonómico, con el que se reunía varias veces al año, estaba detrás de la operativa. Belhot entregó 6,7 millones de euros a la oficina de recuperación de activos (ORGA) que, supuestamente, forman parte de los 20 millones que Anticorrupción cree que se recibieron fraudulentamente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El caso Erial, que tuvo su origen en un escrito en el que supuestamente se describían los trámites para obtener las concesiones de las ITV y los parque eólicos con los importes que debían abonar los licitadores para la obtención de las adjudicaciones, tuvo uno de sus momentos destacados en mayo de 2018, con la detención del dirigente popular para el que la jueza decretó prisión provisional. El expresidente autonómico estuvo en la cárcel cerca de nueve meses, parte de ellos en el hospital, ingresado por la leucemia que padece. Después de varias peticiones de libertad, el juzgado accedió a otorgársela en febrero de 2019, cuando entendió que ya no había riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas. Eduardo Zaplana ha mantenido desde el primer momento su inocencia, algo que este jueves ha reiterado “absolutamente”. Su defensa ha tratado, por todos los medios, que la causa no llegara a juicio, aunque a la salida de la Ciudad de la Justicia de Valencia, hoy, Zaplana, ha manifestado su deseo de que el proceso acabe cuanto antes: “Si Dios quiere, cuanto antes”.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_