_
_
_
_
_

La caducidad de los títulos de transporte de Barcelona se alarga hasta el 29 de febrero de 2023

La preocupación de los pasajeros por la posibilidad de perder tarjetas retrasa la integración de las nuevas tarjetas

T-Mobilitat
Títulos de transporte de la ATM. A la izquierda, la tarjeta de cartón con banda magnética. En el centro, la T-Mobilitat, con previo registro. Y a la derecha, la T-Mobilitat de cartón, recargable, con chip y sin registro.

La Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) ha ampliado hasta el 29 de febrero de 2024 la caducidad de los títulos de transportes de Barcelona adquiridos durante el 2023. La decisión se ha tomado después de que este martes comenzaran a desaparecer los tarjetas de cartón para que los usuarios se integraran en el sustituir sistema de la T-Mobilitat, que incluye tres modalidades: el uso del móvil, una tarjeta de plástico o un billete de cartón que incorpora un chip.

El 15 de enero fue la fecha de caducidad escogida por la ATM para que los títulos antiguos desaparecieran. Sin embargo, según un comunicado que la organización ha hecho publico este viernes, el plazo se alarga hasta el 29 de febrero. En el documento, la gestora del transporte ha indicado que la intención es que la ciudadanía “disponga de un tiempo adicional para adaptarse a la transición actual de los títulos de transporte integrados con banda magnética a T-Mobilitat recargable y sin contacto y mitigar así las preocupaciones e inquietudes que la fecha original del 15 de enero generaba”.

Además, la ATM está pendiente de conocer las características reales del anuncio realizado por el Ministerio de Transportes sobre aplicar la gratuidad para determinados perfiles de usuarios. Esta modificación de la caducidad, que se publicará próximamente en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), es aplicable a los títulos de transporte integrados de la ATM de Barcelona así como en la tarjeta T-4. En cambio, la T-16 y la T-Verde mantienen su propia caducidad.

Los patinetes, vetados del transporte público

A finales de octubre, la ATM informó de que los patinetes eléctricos no volverían al transporte público en Cataluña, donde estaban prohibidos desde febrero tras los episodios de incendios de baterías en domicilios, tiendas y en especial un estallido en un vagón de los Ferrocarriles de la Generalitat. El veto llegó por el evidente peligro que acarrean estos fuegos impredecibles en un vagón o autobús lleno de pasaje es evidente. Sobre la mesa había escenarios como vetar solo los patinetes en hora punta, cuando el número de pasajeros alcanza su máximo, pero finalmente esa opción fue descartada.

Los expertos consultados coincidían en que las tres principales causas de los incendios de patinetes son que las baterías hayan sido manipuladas para ganar velocidad, que haya entrado agua en el sistema, o desperfectos fruto de golpes, dada la ubicación en la parte más próxima al asfalto. Aunque también puede provocarlos el uso de cargadores no oficiales o utilizar regletas no certificadas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_