_
_
_
_
_

Vendido el piso más caro de la historia de Barcelona: 40 millones de euros por el ático de la antigua torre Deutsche Bank

La vivienda tiene dos plantas y suma 650 metros cuadrados que el comprador, extranjero, podrá organizar a su gusto. El metro cuadrado supera los 61.538 euros

Clara Blanchar
Piso mas caro BCN
Vista exterior del ático, en el edificio promovido por KKH Property Investors, en una imagen facilitada por la empresa.Mandarin Oriental Residences

Vendido. Por más de 40 millones de euros. Un récord en la historia del mercado inmobiliario de Barcelona. La promotora, el grupo inversor KKH Property, ha vendido el ático de dos plantas y 650 metros cuadrados del edificio del antiguo Deutsche Bank, en la privilegiada esquina entre el paseo de Gràcia y la avenida de la Diagonal de Barcelona. El comprador de la vivienda de superlujo es un particular extranjero, confirman fuentes de la empresa sobre una operación que ha avanzado El Confidencial. El metro cuadrado de la vivienda sale por 61.500 euros y el dueño podrá organizarlos (además de decorarlos) a su gusto. El precio medio de la obra nueva en la ciudad es de 4.917 euros, según publicó recientemente Sociedad de Tasación. El edificio lo gestiona la firma hotelera Mandarin Oriental, con la marca Mandarin Oriental Residences.

Fuentes próximas a las empresas aseguran que, además de este ático de las plantas 19 y 20, se han vendido dos de las tres viviendas de una planta entera en las tres anteriores (de la 16 a la 18). En total, el edificio tiene 34 pisos de superlujo. Hace ya un año, las empresas explicaron que, hasta la planta 10, las viviendas estaban alcanzando un récord de precio en España: 30.000 euros el metro cuadrado. Entonces se habían vendido ocho y “las ventas han avanzado”, aseguran, sin cifrar cuántas. Las mismas fuentes aseguran que, más allá de un precio récord en Barcelona, el del ático es el máximo alcanzado también en el conjunto de España.

KKH Property Investors invirtió 180 millones de euros en el proyecto para rehabilitar la antigua sede del banco alemán y convertirla en viviendas cuyos servicios —en espacios comunes como salas para reuniones, biblioteca, gimnasio, piscina y una terraza jardín— gestiona el grupo hotelero Mandarin Oriental.

El edificio en la esquina entre el paseo de Gràcia y la Diagonal de Barcelona, cuando era la sede corporativa del Deutsche Bank en la ciudad. La actual propiedad lo compró en 2014.
El edificio en la esquina entre el paseo de Gràcia y la Diagonal de Barcelona, cuando era la sede corporativa del Deutsche Bank en la ciudad. La actual propiedad lo compró en 2014.

La sociedad compró la antigua torre en 2014 por 90 millones (cuando el paseo de Gràcia y la Diagonal acababan de ser reformadas por el alcalde Xavier Trias) con la intención de convertirla en un hotel de lujo de la cadena Four Seasons, pero la llegada de Ada Colau al Ayuntamiento de Barcelona en 2015, cuando dictó una moratoria de licencias de nuevos hoteles y luego prohibió abrir nuevos en el centro, obligó a reconducir el proyecto. Tres mandatos después del que gobernó Trias y dos con Colau en la alcaldía, ex alcalde y alcaldesa volverán a batirse en las elecciones municipales del próximo mes de mayo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A Trias en su día se le cuestionó por haber invertido en vías muy céntricas de la ciudad y dejar de lado la periferia. El plan de hoteles de Colau, que solo permite abrirlos en la periferia, ha sido también muy controvertido y los hoteleros y sectores económicos de la ciudad pusieron el grito en el cielo. En una ciudad donde todo se discute hasta la saciedad, también fue polémico el cambio de uso al que se vio empujado KKH: hubo quien alertó de que un hotel hubiese creado más empleo y compras que el que generarán las 34 viviendas de lujo. Un ejemplo de desigualdad extrema en Barcelona, que tiene en las dificultades de acceso a la vivienda por los elevados precios su principal problema. Los alquileres también están en máximos históricos y, pese a la moratoria dictada por el Gobierno durante la pandemia y todavía en vigor, sigue habiendo desahucios.

El mercado residencial de superlujo es relativamente nuevo en la ciudad. A la antigua sede bancaria le precedió el singular edificio que albergó la aseguradora Winterthur en la plaza de Francesc Macià, promovido por Squircle Capital. Siete apartamentos de 600 metros cuadrados que ocupan plantas enteras (cinco ya vendidos el año pasado) y un ático de 1.000, que ocupan una planta entera cada uno de ellos. Esa promoción alcanzó 20.000 euros por metro cuadrado.

La comercialización de las viviendas del antiguo Deutsche Bank fuera de mercado comenzó en 2019, cuando el grupo hizo una venta selectiva y limitada a inversores conocidos. El precio por metro cuadrado del ático está muy por encima de los 20.000 euros que cuestan los mejores pisos del paseo de Gràcia, aunque muy por debajo de cifras todavía más mareantes para un bolsillo cualquiera, como los 100.000 euros que se piden por viviendas comparables en otras capitales del mundo, como Londres, Montecarlo o Nueva York.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Clara Blanchar
Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_