Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

KKH compra el edificio del Deutsche Bank por 90 millones de euros

El nuevo propietario tiene previsto invertir para transformar el inmueble en un hotel de lujo de cinco estrellas y una gran tienda

La sede del Deutsche Bank en Barcelona. Ampliar foto
La sede del Deutsche Bank en Barcelona.

Tras las compras de los edificios del antiguo Banesto, General Electric y Telefónica este mismo año, el mercado de oficinas de Barcelona protagoniza otra gran transacción. La sociedad inversora KKH Property Investors ha comprado el edificio del Deutsche Bank, en el número 111 del paseo de Gràcia, esquina con la avenida de la Diagonal, por 90 millones de euros. El edificio era propiedad de tres familias andorranas que lo compraron en 2002. El edificio, de 20 plantas, suma 17.000 metros cuadrados en dos cuerpos, y es uno de los pocos de esta altura de la cotizada zona de comercial y de oficinas. La sociedad inversora está participada por KKH Capital Group, de Josep Maria Farré, y Perella Weinberg, un fondo internacional con sede en Nueva York (Estados Unidos).

El nuevo propietario tiene previsto invertir para transformar el edificio en un hotel de cinco estrellas gran lujo. Dada la estratégica ubicación del inmueble, también lo habilitará para albergar locales comerciales y la sede de una gran marca internacional. Los nuevos propietarios abren ahora un periodo de recepción de ofertas para el cotizado edificio. Entre las cadenas hoteleras interesadas en instalarse en esta esquina figuran Four Seasons y Kempiski.

La transacción coincide con las obras de mejora de la avenida de la Diagonal en el tramo comprendido precisamente entre el paseo de Gràcia y la plaza de Francesc Macià. Está previsto que la salida del edificio de los actuales inquilinos, el despacho de abogados Cuatrecasas, y el inicio de las obras se produzca a finales de 2016.

La del Deutsche Bank es una de las grandes operaciones del mercado terciario en Barcelona en los últimos meses. La semana pasada, Axa batió el récord del año al hacerse con la Torre Telefónica, ubicada en el área del Fórum de Barcelona, por 107 millones de euros al Consorcio de la Zona Franca (CZFB). La sociedad francesa, que el año pasado se hizo con un paquete de edificios ocupados por la Generalitat, se impuso en la puja por el edificio al empresario qatarí Ibrahim Hassan Al Asmakh, presidente del conglomerado turístico Regency Group. Unos días antes, Hispania, la sociedad participada por el magnate George Soros, se hizo con dos edificios de oficinas de 18.500 metros cuadrados en el centro comercial Glòries de Barcelona por 40 millones de euros.

En enero, el dueño del imperio Inditex, Amancio Ortega, compró a la Sareb, el banco malo, la antigua sede de Banesto, en la plaza de Catalunya de Barcelona con el paseo de Gràcia. Ortega —que desde 2012 era el dueño de la enorme tienda Apple, en los bajos—, pagó 44 millones de euros, una ganga para quien es el hombre más rico de España y el tercero del mundo, si se tiene en cuenta que en 2006 la madrileña Monteverde pagó 110 millones por el inmueble.

En total, las cuatro grandes operaciones de este año en la capital catalana han supuesto un desembolso de 281 millones de euros. Una cifra algo superior a lo que el grupo chino Dalian Wanda ha pagado al Banco Santander por el edificio España de Madrid: 265 millones de euros.

Más información