Ni un parque eólico nuevo en Cataluña un año después del decreto de la Generalitat que debía acelerar las renovables

Los promotores presentan los trámites en el Ministerio para evitar la burocracia autonómica y el Parlament declara el “fracaso” de la gestión de la consejera Teresa Jordà

El despliegue de las instalaciones eólicas permanece encallado en Cataluña.
El despliegue de las instalaciones eólicas permanece encallado en Cataluña.

El president Pere Aragonès repite que su gobierno promueve un plan para multiplicar el despliegue de energías renovables en Cataluña. Sin embargo, lo que él llama “revolución verde” no abandona la grisura. Se cumple un año de la aprobación por parte del Govern de un Decreto Ley que, según anunció la consejera de Acción Climática Teresa Jordà, iba a ser “un punto de partida” para acelerar la transición energética catalana y apuntalar lo que se bautizó como “soberanía energética”. Desde entonces no se ha presentado ningún proyecto nuevo de parque eólico en Cataluña. La gestión de Teresa Jordà ha merecido un contundente reproche en el Parlament este jueves. Una moción presentada por En Comú Podem ha encontrado un amplio apoyo para declarar el “fracaso” de la consejería de Acción Climática ante la crisis energética. El PSC, Junts, Ciutadans, la CUP y Vox han recogido el guante de los comunes y han hecho un frente común de 96 diputados para criticar a Jordà. Solo el PP se ha alineado con Esquerra a la hora de votar en contra de la moción.

“Cataluña ha fracasado de momento en la implantación de las renovables”, ha reconocido en el Parlament el diputado de Esquerra Eugeni Villalbí. Sin embargo, ha alegado que la culpa es “de los responsables de políticas ambientales en los últimos diez años”. Esquerra tiene presencia ininterrumpida en el Govern desde el año 2015.

La patronal eólica catalana, Eoliccat, afirma que la normativa autonómica causa desconcierto y que los promotores de parques eólicos optan por grandes infraestructuras, e incluso prefieren agrupar varios proyectos en un solo pliegue, para que el expediente administrativo gane dimensión, lo que posibilita burlar las vías burocráticas de la Generalitat y pasar a depender de las competencias del Ministerio para la Transición Ecológica.

Los ocho parques eólicos que actualmente están en tramitación en Cataluña, en fase de información pública, “son heredados” de antes del Decreto. Eoliccat critica que están “paralizados”. Estos ocho parques implicarían la instalación de 59 aerogeneradores y una potencia de 304 megavatios (MW). Son los primeros parques eólicos que están en trámite desde hace cinco años en Cataluña, pero la dinámica de estancamiento no se rompe. “Desde que se aprobó el Decreto Ley 24/2021 no consta la presentación de ningún proyecto nuevo de parque eólico ante el Govern”, critica Eoliccat. La razón no parece obedecer a un súbito desinterés de las empresas por instalar aerogeneradores en Cataluña sino a la “baja confianza de los promotores” para presentar los trámites en la Generalitat. “Optan por tramitar delante del Ministerio o por invertir en otros territorios”, se señala.

Los parques eólicos que prevén una generación de más de 50 MW son, por sus mayores dimensiones, competencia del Ministerio de Transición Ecológica. Los promotores han encontrado la fórmula de rediseñar a lo grande sus bocetos para lograr que el papeleo salte de administración. La Generalitat está tramitando la instalación de 304 MW de eólica en Cataluña, mientras que el Ministerio tiene en su mano la autorización de seis parques eólicos que dan una capacidad de 484 MW, un 61,5% del total de los proyectos catalanes en curso. “Hace falta que desde el Govern de la Generalitat se tomen medidas urgentes para recuperar la tramitación de la mayor parte de los proyectos eólicos en Cataluña”, señala Eoliccat.

“Tenemos a 15 comunidades de 17 que nos pasan por delante en eólica”, ha denunciado la diputada de Ciutadans, Marina Bravo, este jueves en el Parlament. “Lo de las renovables en Cataluña es vergonzoso”, ha criticado. “No se puede vivir de anuncios”, ha advertido la diputada socialista Sílvia Paneque.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pese a que los reactores de Ascó y Vandellòs tiene fecha de caducidad a la vista, la nuclear sigue siendo el principal motor de producción eléctrica en Cataluña, con un 52% del total demandado. Va muy por delante de fuentes de generación limpias, como la eólica o la fotovoltaica. El calendario prevé el cierre de Ascó I en el 2030; de Ascó II, en el 2032, y de Vandellòs II, en el 2035. La consejera Jordà dice apostar por adelantar el cierre a 2027, y que las energías renovables aporten el 50% de la electricidad en el 2030.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS