La ‘operación Trias’, en marcha en un restaurante de la zona alta de Barcelona

El exalcalde decidirá en octubre si vuelve a optar a la alcaldía por Junts y pide margen para definir programa y candidatura

Xavier Trias, el pasado domingo en la manifestación de la Diada.
Xavier Trias, el pasado domingo en la manifestación de la Diada.Albert Garcia

El exalcalde de Barcelona, Xavier Trias, tiene históricamente despacho no oficial en una conocida cafetería-restaurante de la zona alta de Barcelona, cerca de su casa y de la plaza de Francesc Macià. Lo sabe su entorno. Cuando tiene que reunirse con alguien, le cita allí. El despacho vuelve a estar abierto desde la semana del 5 de septiembre, cuando regresó de vacaciones. Es allí donde está viendo a excolaboradores o personas a quien quiere escuchar en el proceso de decidir si se lanza y opta de nuevo a la alcaldía de Barcelona en las elecciones de mayo de 2023. Lo decidirá en octubre.

Junts ha encargado una encuesta para medir qué posibilidades tienen, como pidió Trias. Él aguarda también el desenlace del debate de política general y de una eventual consulta en Junts sobre el futuro del Govern con ERC. No quiere ruido ni líos, quiere unidad. Y quiere margen para decidir la lista, que no sea una imposición del ala dura del partido, la que representa Laura Borràs. El lunes, Borràs bendeció a Trias “como candidato y como alcalde”. Ambas figuras políticas están en las antípodas en las formas.

Trias estaba el curso pasado jubilado y todo se precipitó cuando el 6 de mayo la entonces alcaldable de Junts, Elsa Artadi, anunció que dejaba la política por cuestiones de salud mental. Las miradas en el partido se giraron inmediatamente hacia él, que pocos días después se autodescartó: “Yo estoy jubilado, no tienen que buscar a un abuelito”, argumentó. Pero el 17 de julio abrió las puertas a presentarse de nuevo durante una entrevista en RAC1. Señaló que lo decidiría a partir de septiembre, pidió orden interno en el partido y que aceptaran su forma de hacer. “Él quiere poder mandar y en el partido hay mucho lío”, resume una fuente.

Los plazos se han cumplido y la operación Trias ya está en marcha. “Al final sacamos al Sant Cristo gros”, admite una fuente próxima que da “por sentadísimo” que se presentará. Junts ha encargado una encuesta y él mantiene su exigencia de paz y ruido cero. Mientras, y lo reconoce él mismo, se deja querer. “¿A quién no le gusta que le pidan por la calle que se alcalde? ¿O que en la Diada los manifestantes le gritaran ‘alcalde, alcalde!’”, dice un antiguo colaborador.

El ex alcalde ha consultado a antiguos colaboradores y cuenta con el apoyo del grupo municipal de Junts en el Ayuntamiento. Con unas perspectivas magras para Junts en Barcelona, la salida de Artadi en mayo fue un mazazo. Y la posibilidad que Trias encabece la lista ilusiona a todo el mundo. Si lo acaba haciendo, sabe que cuenta con algunos de sus colaboradores cuando fue alcalde. Otros no se embarcarán porque desde 2019 tienen otros proyectos profesionales.

Pero sí contará con parte del actual equipo de Junts en el Ayuntamiento. Con Jordi Martí (su escudero y a quien el ex alcalde proponía como cabeza de lista), seguro. Y probablemente con Neus Munté (en 2018 ganó las primarias del entonces PDeCAT, aunque acabó de tres, tras Quim Forn y Elsa Artadi) y también con Joan Rodríguez, el concejal que ejercía de coordinador en el grupo y de quien se valora mucho su trabajo de dos mandatos en el Ayuntamiento y que es pragmático. Representaría, además a la generación más joven.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Algunas fuentes dan por sentado que la lista será esencialmente el actual grupo. Otras, que Trias quiere restar peso a Junts, “blanqueando” una lista en la que pueda elegir nombres de profesionales independientes. Como Josep Maria Argimon, ambos son médicos y se ha puesto a disposición de Trias. Aunque todo está en el aire. Cuentan que la propia esposa de Trias le dice que ha coincidido con gente que le asegura: “Igual voy en la lista”. Él responde que no tiene nada decidido.

Respecto al programa, si Trias irrumpe en la batalla electoral le bastará con vender su legado como alcalde y confrontar su modelo de ciudad con el de Ada Colau y los comunes. Él pondrá en el centro el orden, las obras en el paseo de Gràcia, la Diagonal, el apoyo a los sectores económicos o las ayudas sociales para niños que creó. No oculta que se ha vuelto independentista, pero también se declara partidario de los pactos.

“Es el candidato que todo el mundo catalanista está esperando”, apunta una fuente próxima al partido. “Además”, añade otro antiguo colaborador, “debería decidir pronto porque hay gente pendiente de sus movimientos, como Sandro Rosell, le piden que aguarde a que Trias decida”. “Trias candidato sería la victoria de una de las almas que está en guerra civil en el partido, podría erigirse en una cabeza de consenso”, señala un analista. Y una última voz añade: “Lo de Trias es como si vuelve Messi. Tiene cosas buenas y malas, pero es Messi”.

"Puedo entenderme con Colboni y ERC, claro que sí"

Xavier Trias aseguró a última hora de este miércoles durante una entrevista en el programa Bàsics de Betevé que no tendría problemas en gobernar con el PSC o ERC si se presentara a la alcaldía de Barcelona y acabara ganando. "Puedo entenderme con Colboni y ERC, claro que sí", dijo después de asegurar que incluso se podría entender con Ada Colau, "pero no para gobernar". Trias insistió en que se presenta "para ganar", recordó que en el mandato 2011-2015 obtuvo 14 concejales (ahora Colau tiene 10) y avanzó que, si perdiera, se marcharía: "Me iría a casa que es lo que debe hacer cuando tienes 76 años y pierdes unas elecciones". A la pregunta de si busca recoger el voto anti-Colau respondió que opta al "Voto Trias" y afirmó que en limpieza la ciudad "no está bien": "El alcalde debe ser el primero en ser muy exigente".

El ex alcalde también respondió a las declaraciones de Colau de la semana pasada. Al ser preguntada por las acusaciones a Trias de tener una cuenta en Suiza (que se demostraron falsas y un montaje policial), la alcaldesa le vinculó a "un partido profundamente corrupto, y aunque no tiene ninguna sentencia, tuvo a un teniente de alcalde corrupto confeso", en referencia a Antoni Vives. "Es una vergüenza que haga esto , es esl estilo de política que quiero erradicar, gente que dice cosas que no son exactas, no entraré a tirar porquería" dijo e ironizó con que los comunes "son un partido de angelitos sopladores". "No se puede ir así por la vida".

Sobre la presidenta de Junts, Laura Borràs, suspendida de su cargo de presidenta del Parlament, tras ser acusada prevaricación y falsedad documental, aseguró que "no es un problema es un activo importante". Pero lamentó "la situación muy insólita que vive". "No tiene nada que ver [las acusaciones de tener una cuenta con la causa judicial contra Borràs] pero entiendo el grado de indignación y que utilice su derecho a defenderse. No tiene nada que ver pero la verdad es que la persiguen".

En materia de movilidad, Trias reiteró su negativa al tranvia --"Menuda papeleta deja Colau a los que vengan"-- y criticó que tal y como las ha planteado Colau, "las superilles no funcionan, tampoco las ha inventado Colau".

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS